Karina tiene mucho que contar

A tres días de cumplir los 25, «Karina» ya tiene un baúl de los recuerdos. La niña a la que vimos crecer con Carlos Alcántara en La Primera, prepara estreno con Jon Kortajarena y suma miles de likes arrancándose a cantar por Alejandro Sanz.

.

No hay quien le quite el nombre de Karina, ni el tiempo que pasó desde que la conocimos en Cuéntame. Pero Elena Rivera (Zaragoza, 1992) ya había entrado en nuestras casas años antes, siendo un mico, como una Menuda estrella de 6 años cantando el Juntos de Paloma San Basilio. Hoy, Elena suma miles de likes en el marcador de Instagram con el Corazón partío de Alejandro Sanz y defiende una voz propia. Es como si Karina, la niña a la que vimos crecer en una relación de ida y vuelta con Carlitos Alcántara, se fuese de casa sin cambiar de barrio. Este agosto ha fichado por Servir y proteger (TVE), donde interpreta a la inspectora Elena Ruiz. La Verdad de su talento asomará en Telecinco, en el domestic noir a punto de estreno que protagoniza junto a Jon Kortajarena. «Amante de los niños para los que estudio (Magisterio Infantil). Actúo, canto y quiero», se define en Instagram.

.

 -Has conquistado al público como Karina en «Cuéntame», desde que se bajó del bus en San Genaro pisando fuerte. ¿Qué tal el cierre de la temporada 18 de «Cuéntame», ese final propio de Liga?

-¡Ha sido una maravilla! Yo quería ver ese final, esa cosa tan emotiva de que Carlos le pidiese matrimonio a Karina... Fue muy bonito ver la reacción de todo el mundo, ver en redes sociales cómo iba reaccionando la gente mientras se emitía el capítulo. Estaba toda España emocionada.

 -Karina nos tiene pillados desde que le dijo a Carlos eso de: «No tengo que ponerle nombre a esto. No quiero ser tu novia. Yo... ¡te quiero más!». Tremendo ver a un país pendiente de una historia de amor.

-Es que las historias de amor tienen algo especial. Y la nuestra es una de las más bonitas que se han visto en la tele. Ricardo [Gómez] y yo hemos tenido la suerte de crecer juntos. Y ese final de temporada fue un momento histórico. Carlos y Karina, los dos personajes, somos los mismos actores desde hace 13 años.

 -Con 13 debutaste en «Cuéntame».

-Fue con 12 recién hechos. Y ahora estoy a punto de cumplir 25. Ricardo y yo pasamos juntos un montón de cosas. Pocas parejas han vivido tanto juntos. Por eso la gente está entregada a esta historia.

.

 -Les vimos crecer y crecimos con Carlos y Karina. ¿Cómo te marcó el hecho de crecer en un plató?

-Me marcó haber entrado tan pequeña... Aunque yo siempre me he tomado esto como un hobby y nunca he llegado a dejar de lado los estudios, actuar en Cuéntame no dejaba de ser un trabajo. Fue entrar en la serie y tener que convivir desde pequeña con toda la gente del equipo, crecer en un ámbito adulto, de trabajo. La experiencia me ha marcado, sí... para bien. He tenido que llevar los estudios con las grabaciones, y a los 12 años tenía unas responsabilidades que, a lo mejor, gente de mi edad, mis compañeros de clase, mis amigos, en ese momento ni se las planteaban. Personalmente, me ha marcado mucho eso, tomar decisiones que gente de mi edad no tenía que tomar.

 -Eso te hizo crecer rápido...

-Crecer rápido y madurar antes.

 -Cuéntame cómo pasó que llegaste a ser actriz.

-Ay... pues mira, vino un poco de rebote. Yo lo que quería era cantar. Pero... bueno, un amigo supo que había un cásting en el que buscaban un perfil similar al mío para el personaje de Karina ¡y surgió! Me presenté un poco por probar a ver, a ver si me gustaba o no; ya desde el minuto uno vieron que había feeling con Ricardo... Y cuando me di cuenta, ¡estaba grabando! Así empezó todo, de una manera inocente, como un hobby total y sin pensar.

 -¿Entonces, no cantabas tú eso de «Mamááá, quiero ser artista»?

-¡Sí!, sí que veía que me gustaba el mundillo de la música, y el de la interpretación, pero más a un nivel de andar por casa. De jugar yo sola y montar el número en mi habitación.

 -¿Quiénes fueron tus primeros referentes en el cine y en la música?

-En mi casa se escuchaba a José Luis Perales y a Paloma San Basilio.

-Querías cantar, y debutaste como una Paloma San Basilio de 6 añitos en «Menudas estrellas». Fue con «Juntos», ¿no?

-Sí. Fue lo primero que hice en televisión... y lo que se me viene a mí a la cabeza como primer referente. En realidad, la primera canción suya que canté en la tele fue Beso a beso, pero luego fui pasando rondas y canté la mítica de Juntos. De actores, me gusta muchísimo Emilio Gutiérrez Caba, y Ginés García Millán, al que siempre adoré y ahora más todavía... Tuve la suerte de grabar con él una serie que aún no se ha estrenado.

.

-¿El thriller «La Verdad»?

-La Verdad. Sí. El estreno está ahí...

-A punto en Telecinco. Una serie que has rodado entre Santander y Madrid junto a Jon Kortajarena, Lydia Bosch, Ana Álvarez y Esmeralda Moya, entre otros. Cuéntame... también sobre el feeling con Jon. Lo hemos percibido en redes.

-Es un thriller policial inspirado en diversas historias reales que explora la psicología de una familia al límite, una serie de intriga que cuenta la historia de amor entre un policía y una enigmática joven. Me ha dado un papel protagonista en un registro distinto al de Karina. Este personaje de La Verdad tiene un lado más oscuro. Y con Jon he hecho muchísima amistad. Él es muy generoso, humilde, no va de divo, y podría... que vive en un mundo que es el de la élite de la moda. El equipo estaba un poco alerta: «A ver qué tal este chico...». Jon ha sido un descubrimiento profesional y personal. Va a gustar muchísimo.

-Elige, ¿música o cine? Que te hemos oído arrancarte a lo Alejandro Sanz...

-Bueno... ahora mismo elegiría cine, porque lo que me da trabajo es ser actriz, pero mi debilidad es la música, así que también la elegiría. La interpretación es algo que descubrí por casualidad, y de lo que me enamoré. Voy poquito a poco, y tengo la música siempre ahí. Quizá llegue el momento de dedicarme a ella.

-«Actúo, canto y quiero», te presentas en Instagram. ¿Son las tres acciones que más te definen?

-Sí. Actúo... es algo que se ve. Cantar... es algo que no se me ve tanto, pero mi gente siempre me está oyendo y diciendo «¡ya, ya, cállate!». Es que yo soy muy cantarina, siempre estoy con la radio puesta, con los cascos, y voy en el coche y por la calle cantando...

-¿Qué cantas ahora, baladas, copla o eso de «Súbeme la radio»...?

-Bueno... me amoldo, ¡eh! Hace poco fue la comunión de una de mis primas y toda la familia sabe que en cuanto me pinchan un poco yo me lanzo. Mis abuelos son mis fans número uno, siempre me dicen «¡Venga, cántanos algo de copla!». Y me arranco... no es que sea la mejor, pero me entrego.

-¿Qué momento has vivido más de cerca, o con mayor intensidad, en más de una década en «Cuéntame»?

-Me gustó, aunque fue muy duro, poder recrear el incendio de Alcalá 20 en el 83. Fue un momento crítico, muy duro, en la sociedad de España. Todos hicimos piña. El director quería remarcar ese acontecimiento de manera especial. Yo no lo sabía... pero todo lo que se recreó pasó. Estar en el rodaje de ese capítulo, para mí, fue increíble. Buscábamos hacerlo desde el respeto cien por cien. Sabíamos que había muchos afectados. Y hablas con gente de esa época y todo el mundo conocía a alguna de las víctimas. Se me ponía un escalofrío cuando lo interpretábamos.

.

-«Tenemos algo que sale solo. Hay compenetración», dijiste de tu relación con Carlos. ¿Se trabaja la chispa?

-Si hay feeling y compenetración... eso llega, traspasa la pantalla. Es lo que nos dice la gente, y no solo la gente de la calle, sino el equipo allí grabando, ellos que nos conocen desde hace tantos años, siempre que ven en la orden de rodaje que vamos a hacer una escena lo disfrutan mucho. Como Ricardo y como Elena, nos entendemos bien trabajando. Sale fácil, es una maravilla. La de Carlos y Karina es una relación rocambolesca, pero pase lo que pase siempre se tendrán el uno al otro.

-¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

-No, aunque lo recordemos con cariño. La vida siempre evoluciona.

-¿Imanol es el alma de «Cuéntame?

-Digo: «Qué mérito que después de tanto años no caiga en el cansancio, en la monotonía». Este hombre me tiene cautivada... Al ver a Imanol en el último capítulo de la temporada, digo: «Esto es el alma, esto es Cuéntame».

-Lo dices de corazón y con cabeza.

-Soy muy pasional. Le pongo alma y corazón a todo lo que hago, pero le doy a la cabeza bastante...

Votación
8 votos
Comentarios

Karina tiene mucho que contar