Mikel López Iturriaga: «Me vuelven loco todas las brutalidades del cerdo»

Para él la gastronomía no es solo egos, cree que los dietistas tienen más razón que un santo y que gran parte de la comida industrial es infame. «El comidista» reparte los miércoles en televisión los pros y contras del discutido, amado y polémico universo culinario.

.

No hace ascos a comer con las manos, si lo pide el plato, ni a cualquier receta de verduras, pescado y «todas las brutalidades del cerdo». Mikel López Iturriaga, que no sucumbe a lo tonto a las modas ni deja de probarlas, nos meterá con humor y ojo crítico en su universo comidista para «inocular a la gente que comer bien es algo relativamente sencillo», que hay que cuidar cada día. En El comidista TV la Sexta, réplica de su web en formato televisivo, el periodista pasará por los cuatro pilares que rodean a la comida -gastronomía, alimentación, nutrición y cocina- con «todas las tonterías habituales» de su archiseguida web.

-¿Qué vas a hacer en «El comidista»?

-Va a ser una traslación de la web a la televisión, con el mismo espíritu pero con algunas novedades. Daremos información de gastronomía, alimentación, nutrición y cocina, nuestros cuatro pilares, y también estarán todas las tonterías habituales de El comidista. Intentaremos inocular a la gente que comer bien es algo relativamente sencillo.

-¿De qué mola más entender ahora?

-Las birras artesanales ya llevan demasiado tiempo de moda y se han hecho cotidianas. Lo que está más de moda es fermentar verduras en casa y en el restaurante.

-¿Hay mucha tontería en torno a la gastronomía?

-Hay la misma tontería que en otros ámbitos de la cultura y de la sociedad pero como la gastronomía ha tenido varios bum en los últimos 15 años el nivel de tontería puede haber subido como en todo lo que se pone de moda. Hay muchos egos, superficialidad, pero a la vez mucha gente que hace cosas muy bien hechas. La gastronomía es una actividad humana y, como tal, está condicionada por el mismo tipo de vanidades que las demás actividades.

-¿Hablamos mucho de comida y cuidamos poco la del día a día?

-Sí. En esta época está pasando algo paradójico y es que todo el mundo está muy obsesionado con comer sano o ir al último sitio de vanguardia, pero cada vez comemos peor, cocinamos menos en casa, comemos más comida industrial con efectos perniciosos para nuestra salud que conllevan enfermedades asociadas como la obesidad, la diabetes, problemas cardiovasculares, todo este rollo que nos sueltan siempre los dietistas pero que tienen más razón que un santo. Nos deberíamos dejar de tonterías y ponernos en serio a comer bien, comer productos frescos.

-¿Qué plato debe volver a las barras o se está haciendo garrafalmente mal?

-Bueno, la tortilla de patata en muchos sitios no se trata con el cariño que debiera. Pero lo que deberían hacer muchos restaurantes es volver a cocinar, ya que cada vez tiran más de productos de 4.ª gama, ya preparados, y eso hace que te encuentres con la misma carta en todos los sitios. Pero también pasa en restaurantes que cocinan aunque hagan ligeras variaciones. Ahora en todas las cartas está el ceviche, el tartar de salmón, la burrrata… y a mí me pone de los nervios.

-¿Qué relación gastronómica tienes con Galicia?

-Siempre he comido muy bien en Galicia. La última vez estuve en Ourense y comí en restaurantes que hacen muy bien las cosas y también en A Coruña. En Santiago pasa como en otras ciudades que reciben tantos turistas, que la oferta gastronómica está homogeneizada, te encuentras en todas partes casi lo mismo, y como es tan fácil atraer al público, bajan un poco la calidad. Pero Galicia es de las comunidades donde mejor se come de España, tiene productos muy buenos e interesantes, como sus quesos y sus vinos y sus algas, que sacaremos en el programa porque son un ejemplo.

-¿Dónde compras?

-Intento comprar en el mercado por el trato personal de los tenderos que siempre te guían por el buen camino, pero no rechazo comprar en el súper y por suerte hay algunos que están haciendo un esfuerzo por mejorar el producto. Si haces las elecciones correctas puedes hacer una compra buena, razonable y saludable.

-¿A qué platos no haces ascos nunca?

-En general no hago nunca ascos a las verduras, mi campo favorito dentro de la comida. Me gusta mucho el mundo de las frutas y verduras. Pero también me encantan el pescado y el cerdo, desde unas buenas costillas, a un jamón o una papada. Me vuelven loco todas las brutalidades del cerdo.

-¿Cómo es tu cocina?

-Entrar en mi cocina es como entrar en la vida de los Alcántara en los sesenta. Es la típica cocina con las puertas de formica y es una cocina viejuna. Yo vivo en un piso antiguo y la cocina está respetada tal y como era. No soy una persona de acumular muchos gadgets. Cuando empecé a escribir de cocina era más de cacharritos pero al final no necesitas muchas cosas, siempre usas las mismas.

-¿Qué te parece la moda de fotografiar toda la comida?

-Me parece un tostón que fotografíen todo lo que comen, sobre todo porque interrumpe a los demás, pero tampoco es malo quedarte con la foto de un plato que te parece bonito y lo compartas.

Votación
1 votos
Comentarios

Mikel López Iturriaga: «Me vuelven loco todas las brutalidades del cerdo»