«¡Fuimos a más de 20 bodas en cuatro años!»

CARIÑO... ¡OTRA INVITACIÓN! De boda en boda. Literalmente. Esta pareja viveirense sería digna de entrar en el Guinness de los Records. En el 2015 tocaron techo al recibir doce invitaciones, de las que él fue a nueve. Este año van a cuatro. No está mal.

.

Echo un vistazo al World Record Guinness. Aparecen la persona que más veces se ha casado, la boda más multitudinaria, el mayor número de casamientos simultáneos... pero nada de la persona que, invitación en mano, ha dicho: «Sí, quiero». Yo me repensaría aceptar acudir a otra celebración nupcial más, vista la experiencia de este matrimonio viveirense, formado por Jesús David García Trasancos Chetis (Viveiro, 1982) y Leticia Vázquez García (Galdo-Viveiro, 1987) con un peque, Matías, a 24 horas de cumplir los 3 añitos y con un hermanito en camino. En los últimos cuatro años han ido más o menos... ¡a una veintena de bodas! Él, del sector de la banca, maneja cifras con soltura hablando de parientes y amigos que abandonan la soltería. Esta es la particular y sorprende estadística, año a año, escalando puestos en el ránking. 2013: el año de su boda y otra en calidad de invitados. 2014: «Houbo poucas, ese ano, tres». 2015 fue top: «Doce invitacións de voda, das cales eu fun a nove e a miña muller a sete. Lémbrocho ben, porque foron sete mil e pico euros en gastos entre os dous, sumando regalos, despedidas, perruquería, vestidos, traxes, bolsos, tocados, pajaritas...». En el 2016 llegó la calma, entre comillas: «O ano pasado fomos a cinco». En este 2017 llevan dos ya tachadas en su agenda y tienen dos pendientes. «Xa puxemos límite. Non ir a máis de cinco por ano», dice riendo. Y sin contar comuniones y bautizos... Tremenda BBC!!!!

MUCHA FAMILIA Y AMIGOS

La clave de tantas y tantas invitaciones está en que sobre todo por parte de Chetis la familia es numerosa y él pertenece a varias pandillas, la juvenil, la del fútbol sala, etcétera... Recuerda que en su boda «eran uns cen convidados pola parte dela e uns 170 pola parte miña». Sumando, casi 300 personas. Fue Leticia la que llevó el peso de la organización -«ela nun 70 % e eu nun 30 %», matiza Chetis»- . «A palabra ‘voda’ vai asociada á palabra ‘cartos’ porque sempre se di ‘como é só un día’ pero vas sumando e metendo ceros á conta, pero negativos. Ademais, nalgúns sitios, cóbranche por todo, ata se lle queres meter un lazo á silla... calquera cousa que queiras facer fóra do que che propoñen. Nós ata fixemos nós os lazos, así que temos uns 300 lazos fucsias. Se alguén os quere... Non sei se poñelos en Amazon ou Wallapop, ainda que tan só sexa para quitar as caixas da casa de meus sogros». Su invitación, recuerda, estaba ambientada en la película El señor y la señora Smith. Con tanta experiencia en boda, dentro y fuera, no sería ya una idea descabellada que montaran una empresa de wedding planner u organización de bodas y eventos: «Despois da nosa voda comentóunolo moita xente polo ben que resultou a nosa».

La suya, sin duda, fue especial y... había que ir, lógicamente. Al igual que otras de primos o amigos y que Chetis recuerda porque marcaron tendencia: «Acórdome por ser distintas de tres ou catro, unha a dun primo meu porque empezaba a romper e logo noutras de A Coruña ou Lugo. Outra prima ambientouna no parchís. Meu irmán ata metera unha especie de ginkana... e tivemos outra dun amigo que tamén foi moi emotiva».

«Gustáronme máis as vodas do que me gustan. Pasa cando tes sobresaturación de algo. Igual que o marisco. Se o comes todos os días, aburre. Pero segue a ser algo bonito cando casa xente que coñeces e de confianza», dice. Añade: «Cando non tes ningunha voda e che dan a invitación, ata dis ‘que ben, por fin unha voda!’. Se tes un par ao ano, pensas en pasalo ben coa pandilla. Cando van tres... ou oito xa dis ‘ufff’. Ás veces xa nin o disfrutas e vas pensando ‘agora o que se besen, agora o vivan los novios, o fotomatón, a sorpresa aos noivos... Satúraste un pouquiño, porque polo xeral as vodas teñen o mesmo patrón».

En vestuario de fiesta, la colección de ambos es a destacar. Chetis nos desvela su clave de estilo personal: «Nunca repito pajarita». Salvo que algún día haga caso a lo que le dice Leticia: «Como di ela, ás veces hai que saber dicir que non». Por cierto, el pequeño Matías ya me empieza a ganar en bodas.

Votación
6 votos
Comentarios

«¡Fuimos a más de 20 bodas en cuatro años!»