Nada que envidiar a la Toscana

Vino, belleza, paisaje, cultura... la oferta de la Ribeira Sacra es difícil de igualar. Disfruta de la luz que ilumina los cañones del Sil. Te deslumbrará más que el sol de Toscana.

.

La Ribeira Sacra está de moda. Dolores Redondo la utilizó de escenario de su última novela Todo esto te daré, el popular presentador de televisión Jesús Calleja llevó sus cámaras de Volando voy hasta este rincón gallego y se lo mostró a toda España y ahora MasterChef Celebrity graba en una de sus bodegas un programa para la próxima temporada. Es el momento. Atrévete a adentrarte en los territorios del Sil un fin de semana. No te arrepentirás.

Bodegas

Para empezar la aventura es buena idea coger fuerzas con una visita a una de las emblemáticas bodegas de la zona. En Adega Malcavada (www.malcavada.com) en la parroquia de Rosende, en Sober, te hacen sentir como en casa. Araceli Vázquez, su gerente, te acompañará por los viñedos y te explicará los entresijos de esta peculiar vendimia heroica. Camino cuesta abajo primero y luego regreso cuesta arriba. Lo justo para abrir el apetito. De vuelta a la bodega podrás descubrir algunos de los misterios de la elaboración de su mencía, que por supuesto probarás antes de marcharte.

Para comprender la Ribeira Sacra hay que visitar sus viñedos y asombrarse con la dificultad que supone su cultivo
Para comprender la Ribeira Sacra hay que visitar sus viñedos y asombrarse con la dificultad que supone su cultivo

Con el estómago ya lleno hay que lanzarse al agua. En el embarcadero de Os Chancís espera la cómoda embarcación de SilTrip, de unas diez plazas, donde el encantador Alejandro hace de guía en este viaje por el Sil en el que descubrirás la belleza singular de los cañones. ¡Ya le gustaría a la Toscana!

Una hora de recorrido fluvial que se hace muy corta. Al regreso, toca mover la piernas. La zona ofrece múltiples rutas de senderismo con distintos grados de dificultad. Una de las más conocidas es la del río Mao que discurre casi entera por pasarelas de madera. Es un paseo corto que combina el pasado industrial (la fábrica de la luz) con la belleza natural. No apta para caminantes con vértigo.

Los aficionados a caminar cuentan con una red de rutas de diferentes dificultades y gran belleza natural
Los aficionados a caminar cuentan con una red de rutas de diferentes dificultades y gran belleza natural

Otra opción es la ruta de los Muíños do río Xábrega. Muy sombría y fresca para las horas de más calor. Los molinos harineros rehabilitados y la vegetación la convierten en un paseo muy agradable en el que es fácil mojarse los pies.

Llega el momento de descansar. La oferta de hoteles con encanto ha mejorado mucho en los últimos años. Casas grandes, casas rurales, pazos y hasta una señorial antigua rectoral, como la de Anllo, abren sus puertas para ofrecer reposo al viajero, que siempre es bienvenido. Cama cómoda, comida del huerto, decoración agradable y silencio. Una calma y una luz que son el auténtico lujo de la Ribeira Sacra.

Románico

Pero aún queda más. Si lo tuyo es el turismo cultural déjate guiar por la chicas de Máis que Románico (info@maisqueromanicorutas.com). Te mostrarán los tesoros que esconden los cañones. Algunos tan misteriosos como Santa María de Pesqueiras. También puedes acercarte hasta Monforte y visitar el Colegio de Nuestra Señora La Antigua. Y si eres el rey de la aventura y de las emociones fuertes también hay un plan que te enloquecerá. Un viaje por las nubes. No es broma. Te llevarán en globo (info.globosvientozero.com). El vuelo cuesta 150 euros, pero la experiencia no se te olvidará jamás.

Un último consejo que agradecerás: no te fíes de Google Maps. Mejor levanta la cabeza del móvil y mira los indicadores. Hay mucho que ver. Creo que a la Toscana ya le empiezan a llamar la Ribeira Sacra italiana. Y no se equivocan.

Votación
21 votos
Comentarios

Nada que envidiar a la Toscana