Rosa López: «He aprendido a quererme y ahora sé lo que realmente quiero»

Está de estreno y por partida doble. Acaba de lanzar su nuevo disco, «Kairós», un éxito de ventas, y además hace unos días debutó con su propio reality «Soy Rosa», donde muestra su faceta más personal. Han pasado quince años desde que ganó «Operación Triunfo» y desde que fue a Eurovisión, y afirma: «Tengo más ganas que nunca; ahora es mi momento».

.

Dice que no es Rosa de España, ni Rosa la gorda. Se reivindica como Rosa a secas y acaba de reaparecer para dar la mejor versión de sí misma. «Soy Rosa (Peñuelas, Granada, 1981) la de siempre, pero con las cosas más claras y quizá por ello me siento más a gusto y tranquila conmigo misma». Cinco años sin lanzar un nuevo trabajo dan para mucho y la granadina no ha perdido el tiempo. Con una nueva imagen y sin parar de sonreír, regresa con un nuevo disco, Kairós. Un trabajo que habla de creer en uno mismo, de disfrutar de las pequeñas cosas que nos ofrece la vida y que ahora mismo es el segundo más vendido en nuestro país. De su pasado, de su presente y de su futuro hablamos con la artista que asegura rotunda: «Tengo más ganas que nunca, siento que he dejado atrás algunos lastres y carencias y ahora voy a por todas. Por fin, ha llegado mi momento».

-Acabas de lanzar tu nuevo trabajo, «Kairós». ¿Contenta?

-Estoy feliz. He estado cinco años sin sacar disco y cuatro sin sonar en las radios comerciales. He vuelto por todo lo alto. Además, está yendo genial en ventas. Estos últimos años no han sido fáciles. Ha sido una etapa de mucho trabajo por la gira, pero mi séptimo disco pasó un poco desapercibido. Y eso que la gente no ha parado de apoyarme y de llenar mis conciertos. Ya tocaba un cambio de aires.

-«Kairós» significa el momento adecuado. ¿Es este el momento de Rosa?

-Pienso que sí. Aquí está y lo voy a disfrutar al máximo. Tengo más ganas que nunca, siento que he dejado atrás algunos lastres y carencias y ahora voy a por todas. Es como si hubiera subido un escalón más en mi vida con mucho esfuerzo y constancia. Y aquí estoy, por fin lo he conseguido.

-Por tus palabras anteriores, ¿se puede decir que estamos ante una nueva Rosa?

-Soy la Rosa de siempre, pero con las cosas más claras y quizá por ello me siento más a gusto y tranquila conmigo misma. Este disco es un balance de esta etapa que he vivido. Cada disco es una terapia y pongo en práctica todo lo aprendido.

-El single «Al fin pienso en mí» es toda una declaración de intenciones.

-Así es. Es un poco el lema de esta nueva etapa. Estos años de atrás, he sido muy crítica conmigo misma, me he exigido en exceso y eso se acabó. He aprendido a quererme, a aceptarme como soy, con lo bueno y lo regular, piensen lo que piensen los demás.

-¿Has logrado superar tus miedos?

-Sí. Cada uno es arquitecto de su propia autoestima. No es una tarea sencilla, pero cuando uno aprende a confiar en uno mismo, es más fácil hacerles frente. Soy consciente de que aún tengo mis inseguridades, soy humana, pero la diferencia es que ahora sé cómo hacerles frente.

-«Ahora sé quien soy» es otro de tus nuevos temas. ¿Ya sabes quién eres?

-Sé que me llamo Rosa M.ª López Cortés, que nací en un pueblo de Granada, que me entusiasma la música, que la cosas se consiguen con esfuerzo y trabajando y que nada en esta vida es gratis. Y lo más importante es que si crees y confías en ti, se puede cambiar el mundo poniendo amor e ilusión en cada cosa que haces.

-¿Cuál es la canción de este álbum con la que te sientes más identificada?

-Puedes creer. Me motiva mucho escucharla. A veces descubro que la estoy tarareando sin darme cuenta. Se me ha pegado totalmente.

-Tu vida cambió el día que entraste en la Academia de «Operación Triunfo», pero dio un giro de ciento ochenta grados cuando semanas después te convertiste en la ganadora del programa. ¿Qué recuerdas de tus inicios?

-¡Uf! Fueron tantas cosas. Me daba terror tener que enfrentarme a una sesión de fotos, que me vistiera alguien que yo no conocía, pero lo supe afrontar y aproveché la oportunidad que se me brindó. Y aquí sigo con ganas de seguir aprendiendo y creciendo.

-Han pasado ya quince años desde que te conocimos en «Operación Triunfo» y fuiste después a Eurovisión como la representante española. Además, tienes ya ochos discos en el mercado y toda una trayectoria como artista. ¿Qué valoración haces de estos quince años?

-Durante estos años, sencillamente me he convertido en mujer, tengo más cultura, más información, casi no tengo miedos y no me preocupa en absoluto si estoy más o menos gorda. He aprendido a quererme, a confiar en mí misma, a aceptarme como soy y ahora sé quién soy y lo que realmente quiero.

-¿Y qué quieres?

-Ayudar. Me encantaría poder dedicar parte de mi tiempo a los niños y a los que más lo necesitan. Admiro a la actriz Angelina Jolie por su implicación en proyectos que apoyan a los más desfavorecidos, sobre todo a los niños.

-¿Cómo es la Rosa de andar por casa?

-Intento ser la misma que se sube al escenario. La Rosa anónima disfruta pasando una tarde en casa leyendo y con una infusión o tocando la guitarra, practicando deporte, que me encanta y hace que me sienta muy bien o haciendo planes con mis amigos.

-¿También te has apuntado a la fiebre del running?

-Sí. Me gustar correr, porque me ayuda a reducir el estrés, pero también practico kick boxing y juego al pádel con mis amigos.

-Y de amores, ¿cómo andas?

-Creo en el amor, pero me cuesta mucho pensar que voy a encontrarlo. Estoy en un punto en que pienso que es muy difícil que alguien me toque el alma.

-Estás un poco negativa en la cuestión amorosa. ¿Por qué piensas que no vas a encontrar pareja?

-No sé. He tenido buenas experiencias sentimentales y las he disfrutado. Pero ahora estoy en una etapa en la que necesito quererme mucho. Es mi momento.

-¿Y piensas en tener hijos?

-Ahora mismo no. Estoy muy centrada en mi carrera, en disfrutar de este nuevo trabajo y en seguir creciendo como artista y como persona.

-¿Cómo llevas lo de ser un personaje popular?

-Con naturalidad y sencillez, porque intento ser la misma. No hay mayor premio que sentir el cariño de la gente cuando me saluda o me pide hacerse una foto conmigo en la calle.

-¿Y cómo reaccionas cuando te ves en las revistas o en programas de corazón?

-Bueno, forma parte de mi profesión y lo sobrellevo. Lo que sucede es que a veces me hacen cada preguntita... Siempre respondo con educación y respeto.

-¿Ya de niña decías eso de: «Yo de mayor quiero ser artista»?

-Era un sueño que jamás pensé que se haría realidad. Yo de cría quería ser modelo, porque siempre me ha gustado mucho todo lo que tiene que ver con el estilo y la belleza, pero también quería ser profesora de Educación Física o psicóloga. Y fíjate, la sorpresa que me ha dado la vida.

-¿Qué queda de aquella cría que soñaba con ser cantante?

-Muchas cosas. Tuve una infancia muy feliz junto a mi familia. Y la primera imagen que me viene a la cabeza es cuando viajábamos todos juntos en la furgoneta. Y también me acuerdo de lo feliz que era cuando iba a cantar a una residencia de mayores. ¡Qué recuerdos!

-Una manía.

-No me puedo poner el zapato derecho primero. Tengo que probarme primero el izquierdo.

-Un viaje.

-Me encantaría ir a Cuba y a Tailandia. Son dos de mis destinos pendientes.

-Un sueño.

-¡Uf! Me veo toda la vida cantando, pero viviendo en otro país y con fundación desde la que ayudar a los que más lo necesitan. Y si encuentro a un hombre que me acompañe y quiera compartir conmigo esta aventura, sería maravilloso.

-Una palabra que te defina.

-Familia.

Votación
15 votos
Comentarios

Rosa López: «He aprendido a quererme y ahora sé lo que realmente quiero»