Así veranea una familia numerosa

TODO SUMA Uno más uno son seis en el caso de estas familias que abren el verano en YES. Y nos guían para movernos por la costa. ¿Es viable viajar teniendo más de dos hijos? Se impone el turismo de adultos y Canarias se resiste si los niños son más de tres. La costa de Portugal y la andaluza son dos opciones. Galicia, no digamos. En coche, sobre ruedas...

.

Rima con Supermán y lleva su camiseta. Es Breogán y llegó a la cuarta -tras sus hermanas Renata, Aitana y Olivia-. La épica futbolera les animó tanto a cantar lo de «fogar de Breogán, de Bre-o-gán» que chegou o neno de mamá, el benjamín de los Pía Rial. Con un ocho plazas bajo el brazo. Gasolina no le falta a esta gran familia, que se mueve como tres. «La caravana la compramos cuando nació la segunda niña, Aitana, pero la furgo llegó con el niño. Breogán nos obligó a cambiar de coche. Y está guay, sobre todo por el espacio que tienes para equipaje. Ya podemos movernos a gusto», cuenta María, la madre de la tropa viajera. Como dice ella, 1+1 son 6 (a la vista en la foto), qué adición.

¿AVIÓN, BARCO O TREN?

¿Cómo viaja una familia numerosa, con dificultad o con descuentos especiales?, pregunto viendo, así de entrada, que una gran familia no tiene precio pero paga lo suyo. Pregunto a la familia Pía y a la agencia Atlantis, de A Coruña. «Ahora está en auge el turismo para adultos, sobre todo en España y el Caribe. Algunos hoteles se parten prácticamente en dos para separar la zona de adultos de la de niños. Para familias numerosas hay poca disponibilidad de alojamiento en hoteles», apunta Adolfo Díez, que advierte que la solución para las familias de más de 4 puede ser una suite o una júnior suite. El problema es que, además de haber pocas, el precio es alto y hace que al final «compense» alojarse en dos habitaciones, apunta Adolfo. «Los hoteles son estrictos con las normas de seguridad. Te ponen una cama supletoria, pero no dos. Y da igual que digas que el niño duerme contigo». Con dos hijos pequeños, volar a Canarias «sale bien. A partir de 3 niños con más de 2 años, se duplican prácticamente los costes». De barco ni hablamos... ¿Existen camarotes para cinco? El tope suele estar en cuatro miembros, aunque algunos cruceros tienen suites para hasta 5 personas o dan la opción de camarotes comunicados. Volvemos a tierra. Y Atlantis propone la costa andaluza o la de Portugal como destino familiar. Luego están los medios.

«El tren fue para nosotros el gran descubrimiento», cuenta María. Si no ocupan plaza, los menores de 4 viajan gratis sobre raíles. «Pueden levantarse, jugar un poco y moverse». Si sois familia numerosa, tenéis un 20 ??% de descuento en tren. Otra de las maneras de viajar en familia (numerosa) es «ir a contrapié, pillando ofertas», soplan los Pía Rial. «Nosotros nos vamos todos los años a Canarias en Navidades, pero no los días que va todo el mundo, sino antes o después. Coges ofertas de avión, y los menores de 2 años vuelan gratis».

¿Se puede volar a gusto siendo seis? Depende... «Mis hijas están acostumbradas a viajar. Y siempre encuentras gente que te echa una mano. Esta Navidad nos fuimos con las tres niñas y mi barriga [Breogán en camino dentro]. Facturamos una maleta y cada uno con su troley, pero el problema fue que tuvimos que bajar la escalerilla para a ir a pista, ¡y no lo teníamos previsto! La gente te ve con tres pequeñas y una barriga y te mira raro, pero te ayudan. Nos alojamos en casa de mi hermana», comparte María.

Poco equipaje, furgoneta (si sois más de cinco), viajar a deshora (evitando temporadas altas si es que las circunstancias laborales lo permiten), coger el tren y apelar a la generosidad de familiares y amigos son las coordenadas viajeras de los Pía Rial, que tienen una palabra mágica capaz de llevarles lejos... o todo lo cerca que necesitan para veranear felices: ¡caravana! La suya espera por agosto en un lugar de cuyo nombre no quiero chivarme. «La montamos antes de Semana Santa y estará en el cámping hasta octubre, toda la temporada sale por 1.400 euros». Apuntamos a un cámping de las Baixas, entre Boiro y Corrubedo. «Ni mi marido ni yo habíamos ido de cámping, pero cuando tuvimos a las niñas nos dijeron que probásemos, que estaba muy bien, y fue un descubrimiento. Los niños lo pasan genial, en el cámping hacen una comunidad chiquitita. Se pasan el día en la playa, suben y bajan cuando quieren, tienen libertad. Llega la noche y están con sus linternas, jugando a polis y a cacos hasta el final o viendo las estrellas», dice María. Este es el plan.

.

FAMILIA RUBIO LÓPEZ: «MEJOR CUANTO MÁS CERCA»

Ser familia numerosa puede ser un número para viajar. Mientras no se pueda ir a Mallorca sin necesidad de tomar el barco o el avión, nosotros nos quedamos con lo nuestro. ¡Arriba Galifornia, San Francisco de Louro and Ribeira Beach! «Una vez nos planteamos ir a Menorca pero la cosa se quedó ahí», dice Paula, que conduce con Pablo esta familia de seis más uno. Van sobre ruedas. Sobre seguro. Se mueven en un siete plazas que compraron cuando aún no había nacido Pablo y «que va a haber que cambiar en breve», desliza el padre. Pablo ya tiene 9, le precede Carlota (12) y le siguen Hugo (8), Claudia (7)... y la pequeña Olivia, una perra a la que le van la playa y el churrasco tanto como a ellos. En verano, «mejor cuanto más cerca. Disfrutamos mucho del mes con los abuelos en la playa. Ir de casa a la playa y de la playa a casa. Mientras los niños no sean adultos, preferimos no ir muy lejos», dice Paula. «Hay que disfrutar de lo que tenemos aquí», se suma Pablo.

Ser miembro de la Asociación Galega de Familias Numerosas orienta sobre opciones de ocio y alojamiento para las familias grandes. Webs como Más de Cuatro guían al elegir destino y preparar un plan vacacional para un mínimo de cinco personas. La Costa Brava y la del Sol están entre los lugares donde recomienda hotel este portal dirigido a familias grandes, que descubre diez hoteles en España con toboganes de piscina (ninguno en Galicia) y, entre sus propuestas de verano a la gallega, recomienda las Cabaniñas do Bosque, para dormir en las copas de los árboles en la Serra de Outes. «El balneario de Guitiriz es perfecto para el turismo familiar. Te permite alojarte todos juntos en una suite. Tiene zonas para jugar, puedes moverte en bici por el exterior y ver las ardillas», comenta Pablo.

ENCONTRAR ALOJAMIENTO

Si el cuerpo pide playa, déjalo ir. Y ligero de ropa y equipaje. Con tres maletas se arreglan seis. El Spa Norat O Grove y el Dúplex Playa de Rons son opciones interesantes de alojamiento familiar en O Grove. El Lombiña, en A Pobra, es otro de los recomendados. Y ya que estamos, nos quedamos por las Baixas, aunque siempre volvamos a las Altas, que queremos sol pero somos fillos do vento. Dentro de diez días, Paula, Pablo, Carlota, Pablo, Hugo, Claudia y Olivia rodarán hacia su tiempo y lugar de vacaciones (tiramos hacia Rianxo... un poco más al sur). ¿Qué es lo mejor del verano?, pregunto a esta familia grande. Los seis (Olivia no se pronuncia) coinciden: la playa, estar juntos, coger piedras, jugar al tenis, pillar un barco a las Cíes, ver Sálvora, ir a dar una vuelta y perderte, coger cangrejos, bañarse, bañarse, bañarse. Y comer todos juntos. ¡Churrasco, parrochiñas, pimientos de Padrón! Y que no llegue hasta otro día la hora de dormir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Así veranea una familia numerosa