Queremos estar a monte y a mar

YES

Ana Garcia

Estos son los mejores campamentos para niños y para adultos. Surf, windsurf, senderismo, gaita, guitarra, piragüismo, hípica, ¿beach escola? Hasta la capoeira baja a la arena. Mójate. ¿Playa o montaña? Todo y más.

24 jun 2017 . Actualizado a las 16:20 h.

Ya llega la mejor ola. ¡Tiempo de verano! A mares. Fuera relojes y agendas. Monte, playa, eu quero aldea. Viento fresco a las prisas, que eso del despacito se nos pegue a la piel como un mantra-tattoo. Salimos a explorar los mejores destinos para pasarlo como niños. Si te aburres a gusto, con gusto -que para eso está el tiempo libre- y te sobra para más, abre la carta y bucea entre los campamentos de Galicia con más tirón. A partir de los 18 se imponen los campos de trabajo y el interrail. Antes de la mayoría de edad, Area y As Sinas siguen a la cabeza entre los más valorados de los que ofrece la Xunta, y este 2017 el Xurés se convierte en destino juvenil. Se amplían las propuestas (más allá de las públicas). Desde la Granxa do Souto en Ortigueira (desconexión a caballo, con campamentos hípicos para niños de entre 8 y 13, y para mayores de 18) hasta beach escolas en playas como las de Limens, en Cangas, o la de América en Nigrán, para niños o adultos con ganas de un summer en english con windsurf.

Ana Garcia

Pillamos la primera ola en Baldaio. Estamos en Razo, viéndolas venir. No hay que tener tablas para darse al surf. «Solo nociones básicas de natación y entre 8 y 17 años», apunta Alejandro, coordinador de los campamentos de Art Surf Camp. Por adulto que seas, mójate: los mayores de 18 tienen también su plan en Razo. ¿Cuál es la actividad en la cresta de la ola? ¡Todas!, dice Alejandro. Ojo a la arena, que hay capoeira. El arte brasileiro se suma al menú de propuestas de un campamento que exprime el contacto con la naturaleza. «Hacemos surf skate, usando una rampa de 12 metros de ancho como una ola de madera -explica-; surf training, rocódromo, slake line (mantener el equilibrio en la cuerda floja), slalom, talleres medioambientales o rutas de senderismo», como la de Pinos do Mar, que nos lleva los pies de Razo a Malpica entre verde, blanco y azul, en 18 kilómetros para papar energía, luz, viento y mar. ¡Música, maestro! Que no falta el momento playback en este paraíso surfeiro que arrancó hace diez días la temporada cálida de campamentos con más de 80 niños e incluye veladas con juegos, cine y hasta una noche de rock. Si se prefiere el surfcamp en pareja o en familia, hay también una y otra opción (mira la web de Art Surf Camp).

Estés donde estés, no olvides unos «deberes de verano» que propone a YES la divulgadora Catherine L´Ecuyer, autora del bestseller Educar en el asombro: