¿Por qué se contagia tan rápido el «Despacito»?

LA CANCIÓN DEL MOMENTO Sí, la canta el niño al salir del cole, la tararea la compañera de trabajo simpática y la baila el cuñado enrollado. El tema de Luis Fonsi es, sin duda, el virus musical de la temporada.

.

Lo escribía el pasado fin de semana en su Facebook Inés Rey, colaboradora de La Voz: « A fuerza de que mi hija me torture con la dichosa canción, me ha acabado gustando. Y la canto. En la ducha, en el trabajo, en el camino al trabajo, en el coche. La odio y la canto. La odio y me encanta». Se refería a Despacito, el tema que se ha colado en nuestras vidas de manera inesperada. Queriendo o sin querer, está en todas partes. Hay miles de versiones en YouTube, con letras hasta de fútbol o cantadas por gente famosa. Desde el Ai Se Eu Te Pego de Michel Teló no se había producido algo similar. Triunfa en una escuela infantil, en los altavoces del súper y el sábado por la noche en un pub. Suena y el efecto resulta inmediato: canturreos, caras de felicidad y, sobre todo, ganas de bailar.

Tras ella se encuentra Luis Fonsi, un cantante romántico puertorriqueño que se ha adentrado en el reguetón suave, el estilo con mayor auge comercial del momento. «Es la confirmación total de un género que ya arrasó con el Bailando de Enrique Iglesias», apunta el crítico musical Luis Troquel. De nuevo, se repite la fórmula aterciopelada de guitarras claras, ritmo atropellado y envolvente y un puñado de estrofas disparando metáforas sobre el deseo. «Suenan las tres primeras notas de guitarra y ya está: la gente se pone a gritar y se vuelve loca», señala Mark Deluxe, DJ de la discoteca Pelícano. Allí suena sí o sí todas las noches «Es el hit del momento», certifica. ¿Canción del verano antes de este empiece? «Del verano y del año que viene», predice el discjockey.

¿Por qué esta? ¿Por qué dentro de las decenas y decenas de canciones que explotan este patrón de dance-pop reguetonero ha sobresalido concretamente Despacito? «Es que es un temazo», dice Troquel con rotundidad. «Además, Luis Fonsi es un grandísimo cantante y quizá nunca se habían visto voces tan buenas como esta haciendo este tipo de música», añade. Jose Underdub, DJ del Huerto de Los Cantones, resalta también su arquitectura: «Está muy bien construida y, como canción de amor, está bastante lejos de los excesos de las letras de reguetón. Pero, sobre todo, es tremendamente pegadiza».

Y tanto que lo es. El modo de ir engordando su ritmo en cada vuelta pero con paradas para insistir que hay que ir des-pa-ci-to genera adicción. Tal es así que se ha convertido en todo un fenómeno. «Es sencilla, directa y tiene ese toque latino que la hace alegre. Con un estilo bastante alejado de esa extraña competición por la canción del verano que parece que es más un torneo bajo la ley del más hortera», opina Jose Underdub.

Despacito, coescrita por Luis Fonsi junto a Erika Ender, se lanzó en enero. No solo apela al estilo de moda, al que incluso se han apuntado astros latinos como Alejandro Fernández. También tira del formato dúo, en la línea de Enrique Iglesias- Pitbull o Carlos Vives- Shakira. Daddy Yankee, el rey del reguetón, ejerce de compañero de viaje. Le da contrapeso a la melosidad de Fonsi, empuje a la pieza y un artificio de lo más efectista y efectivo (¡ese bum-bum-bum de su corazón acelerado!).

Nacho Cameron, director de la promotora Primerbeat, trabaja mucho con la música latina. Es el responsable de la inminente visita de Daddy Yankee a Galicia (6 de julio en A Coruña, dentro del Partysongo). Sostiene que el de Despacito es todo un hallazgo: «Es la fórmula perfecta que traspasa continentes y edades, uno de esos temas abrumadores que recordaremos durante muchos años».

EN EL TOP MUNDIAL

Entre los múltiples indicadores en los que se puede reducir a una estratosférica cifra el éxito de Despacito -¡1.500 millones de visionados en YouTube!, ¡400 millones de reproducciones en Spotify!-, el último que ha trascendido habla a las claras: se trata de la primera canción en castellano número 1 en lista Hot 100 de Billboard de los EE.UU. desde La Macarena, que la lideró en 1996.

Pero más allá de la cantinela de Los del Río, no se trata de un hecho aislado. Aquí se está certificando el reinado actual de este tipo de estrella latina. En la pista de baile se impone a las anglosajonas. «Cada vez más. Se fusiona, por ejemplo, el toque hip-hop de Pitbull con el pop y eso a la gente le encanta», indica Mark Deluxe. «Todo apunta a que durante una temporada vamos a tener muchas canciones de este tipo», augura Troquel. Sea como sea, el 2017 pasará a la historia del pop como el año del Despacito. Todo aunque, como encabezaba Inés Rey, muchos la odien pero se acaben enamorando de ella. Eso también forma parte del juego.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Por qué se contagia tan rápido el «Despacito»?