Úrsula Corberó: «Los mayores palos que he recibido han sido por amor»

En «La casa de papel» le han construido un personaje sensual y decidido, y de ella se dice en las redes que es una de las actrices más sexis de España. Modelo para distintas firmas conocidas, Úrsula Corberó arrasa por donde pasa.


En Instagram se llama @Ursulolita porque su «perra se llama Lolita», aclara Tokio de La Casa de papel que en Antena 3 protagoniza el mayor atraco organizado de España. La actriz, que vive una historia de amor junto a Chino Darín -y que fue Ruth en Física o Química y Ester en La embajada- dice estar teniendo momentos laborales increíbles que, tras cada rodaje, culmina con un atracón culinario, «un homenaje», ya que lo que más le gusta del mundo es comer, más que la pasta.

-La serie va como ruedas.

-Sí, estamos todos bastante impactados porque aunque nos hacíamos la idea de cómo iba quedando, hasta que no lo ves montado, no eres consciente de lo que estás haciendo.

-¿En qué momento estás?

-Estoy especialmente feliz. Lo estoy viviendo con muchísima ilusión, con amor y devoción por las personas de las que estoy rodeada. A día de hoy, estamos rodando el capítulo 7 y parece que nos conocemos desde hace muchísimo.

-¿Está siendo un rodaje duro?

-Nos estamos dejando la piel porque tanto mis compañeros como yo nunca habíamos hecho acción, y desde el primer capítulo empezamos por todo lo alto. Estoy viviendo una nueva etapa profesional porque esta serie me aleja mucho de lo que estaba acostumbrada.

-¿Qué le debes a «Física o Química»?

-Un montón de cosas. Fue mi trampolín y un aprendizaje increíble porque estuvimos muchos años. El actor no solo tiene que estar al texto, sino a cosas más técnicas que la gente desde casa no ve, pero que hay que aprender. Fue la mejor escuela que he tenido en mi vida.

-¿«La casa de papel» es la segunda?

-Sí, es posible, pero también tiene que ver con la edad. Ahora ya llevo años dedicándome a esto y puedo valorar todo el tiempo que tenemos para conversar, para hablar en profundidad de cada personaje, de dónde venimos, a dónde vamos y por eso estoy teniendo momentos laborales increíbles en la serie, además de sentirme con mis compañeros como en una familia.

-¿Con quién te llevas mejor?

-Con Alba tengo una conexión especial de chicas, pero a día de hoy amo a Pedro Alonso, a Jaime Lorente, a Miguel Ángel Herrán, Paco Tous, Álvaro Morte… a todos. Puro amor. Es que han hecho un cásting de gente buena y bonita por dentro. Incluso el director Jesús Colmenar es todo y más. Yo le debo la vida porque te hace sentir muy bien delante de la cámara.

-Tokio es una atracadora impulsiva y sensual. ¿Qué crees que gusta de ella?

-Creo que la personalidad que tiene es lo que la hace sexi porque no se doblega ante nada ni nadie. Que tenga las cosas tan claras y defienda tanto lo suyo le da este toque sensual.

-En Instagram también te gusta retratarte sensual. ¿Cuándo prefieres mostrar tus curvas?

-No tengo un momento determinado, pero intento mostrarme atractiva siempre por mí misma, no por otros. Atractiva como persona, no tanto por el físico.

-¿Qué sientes cuando dicen que incendias las redes o subes la temperatura por lo que dices o lo que haces?

-Me río e intento no darle importancia porque hoy día se arma revuelo por todo, por cosas poco importantes que se hacen virales sin motivo y que ni siquiera me parecen muy interesantes. Pero así funciona esto y hay que saber llevarlo.

-¿Falta sensualidad en la sociedad aunque haya un exceso de imágenes?

-La sensualidad tiene que ver mucho con la esencia de la persona y su personalidad. Marilyn Monroe no se planteaba ser sensual; lo llevaba en su piel. Es algo que se tiene o no se tiene, lo cual no quiere decir que lo tenga yo.

-Bueno, si lo transmites, lo tienes.

-Pero quizás es por Tokio, que es una tía bastante animal, muy de tripas, muy visceral. En mi caso no recurro a nada especial para sentirme sensual. A veces con unos vaqueros boyfriend me siento supersexi, eso sí, pero es que me gustan, igual que ir de negro, aunque para mí es solo un color.

-¿Cuál es el piropo que más te ha llegado de Chino Darín?

-Me dice muchos, y siendo argentino me dice tantos y tan bonitos que es difícil elegir. Pero el que me hace mucha gracia es «flaquita».

-¿Engordarías 10 kilos por un papel?

-Tendría que valorar mucho el proyecto porque es un tema muy delicado, porque pones en riesgo tu salud y hay que vigilarlo a conciencia y ver las repercusiones. Me parece peligroso. No es un no, pero tendría que pensarlo bien.

-¿Te has saltado las normas?

-En el instituto, no mucho. Y en el colegio era bastante buena. Era muy pequeñita y tenía cara de buena, aunque era muy viva, lista. Si tenía que hacer algún acto de rebeldía, nadie se enteraba [risas]. Siempre he tenido poder de convicción y cuando se me mete algo entre ceja y ceja, como buena Leo, lo consigo.

-¿Te sientes de armas tomar?

-No, soy echada para adelante si estoy convencida. Le echo bastante morro a las cosas, sean buenas o malas. Pero soy bastante sentida y emocional. A mí las estrategias no se me dan nada bien porque yo soy ‘digo y hago’. Pero me fascina llevar la iniciativa.

-¿Más de grupo o en solitario?

-Siempre en grupo, pero ahora sí estoy empezando a encontrarle el punto a la soledad y a disfrutar más cuando estoy sola en casa, lo cual me daba pavor cuando era más joven e intentaba evitarlo.

-Si te quedaras con el dinero del atraco ¿en qué te lo gastarías?

-Primero viajar, luego ayudar a la gente que lo necesita y después comer (risas). Lo material está al final de mi lista.

-¿No tiras la casa por la ventana?

-No. Tampoco es que sea ahorradora ni derrochona. Disfruto de las pequeñas cosas. Y en lo que más me gusta gastarme el dinero es en comida, porque es lo que más me gusta del mundo.

-Así que cuando terminas un rodaje, ¿corres a darte un atracón?

-Sí, sobre todo porque terminamos de trabajar a las cuatro de la tarde y, aunque podemos comer de cátering, yo me voy a casa y me doy un homenaje. Además debajo tengo una carnicería buenísima, así que me compro unos buenos entrecots y unos buenos solomillos. Y cuando me llevo el bocadillo de casa, me los llevo de pan con aguacate, que me encanta.

-¿Quién te ha dado el palo de tu vida?

-No te voy a engañar: palos me he llevado unos cuantos. Pero sería feo dar nombres, aunque al fin y al cabo la vida consiste en eso: en cruzarte con gente maravillosa y gente que no lo es tanto. Pero los mayores palos que he recibido han sido por amor.

-¿Duelen más que los profesionales?

-No, no he tenido palos profesionales. Ni en la amistad tampoco. No concibo tener un palo a nivel profesional porque los cástings te ayudan a hacerte una coraza. Cuando me dicen que no, siempre intento pensar que algo mejor vendrá.

-¡Vaya alegato a la dignidad de la mujer y de declaración de amor a tu madre!

-Es que las mujeres somos todas jabatas, nos merecemos un mundito y, aunque ya se le está dando importancia, todavía hay que defenderlo. Pero no lo conté desde lo traumático. En mi casa siempre ha habido mucha alegría.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Úrsula Corberó: «Los mayores palos que he recibido han sido por amor»