En qué te fijas primero

CARA O CULO, ESA ES LA CUESTIÓN. Bueno, no solo, pero echemos rápido al aire la moneda de la atracción. Guiados por la sexóloga Nayara Malnero, comprobamos que en la variedad está el gusto a la hora de elegir. Ellos empiezan por los ojos y nosotras por la boca. ¿Seguimos?

;
En qué te fijas primero Cara o culo, esa es la cuestión. Bueno, no solo, pero echemos rápido al aire la moneda de la atracción. Comprobamos que en la variedad está el gusto a la hora de elegir

Somos tan particulares que hasta unos brackets pueden ponernos los dientes largos y ser claves para ligar. ¿Quién no ha advertido el poder erótico de la imperfección, tan creíble? Es el peso de lo verosímil frente a la esponjosidad del ideal. El que a mí me llevaba a apreciar, de niña, un parche en el ojo o el empaste plateado que brillaba en un molar de la sonrisa de mi primer novio. Pero las relaciones formales deben esperar, que requieren lo suyo, paciencia. Vayamos al principio, al impacto inicial. Sin olvidar la proporción 0,7 que suele hacer el gusto, dicen, del varón. ¿Matemáticas? Ve sumando, ¡lee!

Aunque en la variedad está el gusto, hay cierto consenso final. Al menos en el ránking que se obtiene al preguntar ¿en qué te fijas primero cuando conoces a alguien?, ¿qué te mueve a la hora de elegir? ¿Ojos, labios, nariz grande ande o no ande, manos, piernas, espalda, hombros, aura, la voz o las palabras, la manera de fruncir el ceño, el dedo gordo del pie? De todo, según el caso.

Vamos por partes, como Jack el Destripador. Pero con delicadeza, sin sangrías. Con los ojos abiertos a las diferencias a la hora de elegir. Por una mirada un mundo, dice el poeta. Tal cual, los ojos y lo que expresan están en el top en el ránking de los aspectos que determinan la elección de pareja, según la sexóloga Nayara Malnero, que en el blog Sexperimentando llegó a lanzar la pregunta y elaborar una tabla con diferencias de género (que haberlas hay) a la hora de elegir pareja. Aquí los resultados.

DE LA MIRADA A LA VOZ

Los ojos son lo primero que miran ellos; los ojos o la manera de mirar. Porque entre el azul, el verde y unos ojos que hablan no hay color, ¿o no? Como la belleza está en el ojo del que mira, ellas, en general, según la media obtenida por Malnero, aprecian otra cosa en primer lugar: la boca o la forma de sonreír. Bocado al primer puesto en el top de lo que miramos nosotras a la hora de elegir. También lo decía el poeta: «Por una sonrisa, un cielo. Por un beso... yo no sé qué te diera por un beso».

La voz y la forma de expresarse no son cantos de sirena, tienen su peso en el arte de la seducción. «Su voz me acerca a usted de una manera casi incestuosa», escribió Nuria Amat. Fuerte. El poder de la palabra se mueve entre los cinco aspectos más valorados en el otro en este ránking de preferencias que no descuida su parte de atrás. Y es literal. Porque aunque esté donde termina la espalda, el culo se viene arriba para ocupar el segundo puesto entre las cosas en que ellos se fijan primero, y el tercero para ellas cuando se aplican a mirar.

Los pechos y el pelo de las mujeres se hacen con la mirada masculina en la mayoría de los casos y se sitúan, en la media, en el cuarto y el quinto lugar. Antes que la voz y la manera de expresarse y que ese conjunto de cosas que, hecho el recuento, se han agrupado por no estar entre los seis primeros puestos de lo que más atrae a la hora de elegir. Las manos, la forma de vestirse o la manera de andar están entre esos aspectos que atrapan la atención en ellos, si no mayoritariamente, sí de manera especial.

LA PROPORCIÓN 0,7

En esto del atractivo, que sumando opiniones permite llegar a cierta objetividad en la belleza, se pone a prueba la teoría de la relatividad. «Hay quienes tienen debilidad por las narices grandes -observa Malnero-, o se fijan sobre todo en los hombros y la espalda. Hay incluso quienes se sienten atraídos por los brackets o por una postura dominante en el amor...». Parece que no hay quien nos libre de las sombras de Grey. «Bueno, también puede ser la dominante la mujer», matiza la sexóloga.

El atractivo «es educacional», y varía con la edad, la cultura y el paso del tiempo. Pero ellos no pierden de vista las matemáticas; la proporción 0,7 (que resulta de dividir el perímetro de la cintura de la mujer por el perímetro de su cadera) suma miradas: esa ratio determina no solo la belleza, sino que además denota fertilidad. El arte de la seducción mira al futuro.

EL RÁNKING

ELLAS

1. Labios y sonrisa

A la hora de elegir, las mujeres se fijan, sobre todo, en la boca, que se come el número 1 en este ránking.

2. Ojos y mirada

No solo los ojos, sino también la mirada, logran el segundo puesto entre las chicas a la hora de escoger pareja.

3. Culo

La parte de atrás se hace con un buen número de miradas en la tabla de prioridades. Ocupa el tercer puesto.

4. Voz

La voz y la forma de expresarse son armas de seducción que tienen ellos para conquistarlas. Palabra.

5. Cuerpo en conjunto

El conjunto del cuerpo se hace con el quinto puesto entre las cosas en que dicen fijarse ellas para elegir.

ELLOS

1. Ojos y mirada

Es en lo primero en que se fijan los hombres en una mujer: los ojos y la mirada determinan su elección.

2. Culo

Si en ellas ocupa el tercer puesto, para ellos asciende al número 2 del ránking. Ir de culo no está tan mal ;-)

3. Labios y sonrisa

La sonrisa es, junto a su marco, lo que determina la elección de los chicos a la hora de escoger pareja.

4. Pechos

Cuarto puesto entre los aspectos que mueven a los hombres, que en general buscan también la proporción 0,7.

5. Pelo

El pelo se hace con el último lugar del top, dejando para el invisible puesto 6 el poder seductor de la voz y la palabra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

En qué te fijas primero