«En un mundo global, en moda prima el estilo y la diferencia»

En este titular el nuevo diseñador de Caramelo concentra su reto: diferenciar un estilo y darle identidad a la mujer de esta firma gallega. ¿El mayor error de la moda?, le preguntamos. "Que compramos mucho y mal", dice.


Nació en Mallorca hace 26 años y aunque es muy joven, Pablo Erroz ha estado en la Mercedes Fashion Week y durante unos años trabajó en el equipo de diseño de Inditex. Recién llegado a Galicia como director creativo de las nuevas colecciones para mujer de Caramelo, responde sobre el cambio de imagen al que se enfrenta. Su primer trabajo solo podremos verlo terminado en noviembre, cuando salga la temporada de primavera-verano del 2017.

-Acabas de llegar para vestir a la mujer Caramelo. ¿Cuál es el reto?

-Más que venir a vestirla, mi objetivo es hacer la nueva mujer Caramelo, definirla, que lleva perdida mucho tiempo, y no tiene un sello, una identidad.

-Vienes a darle nombre.

-Efectivamente, un nombre que abarca historia, calidad... no es partir de cero, pero desde esa base crear una mujer de vanguardia, actual, que sea reconocible.

-¿Tú qué revulsivo querrías darle? ¿Cuáles son tus líneas?

-Yo creo que es fundamental la idea de internacionalización cuando haces marca, y eso pasa por rejuvenecer, adaptar a la tendencia y hacer un estilo propio. Que creo que fue lo que en su día fue esta firma. Estamos rehaciendo, como quien tira un edificio y vuelve a levantarlo, pero mantiene la fachada.

-Ahora hay incluso diseñadores que quieren poner en venta al momento lo que están sacando en desfiles. Hay una rapidez terrible: compra lo que ves.

-Yo creo que hoy en día la moda tiene que apostar por ser atemporal, los diseñadores debemos ser responsables y parar este ritmo frenético del consumismo. Esa es nuestra gran diferencia, nosotros no hacemos fast fashion. Queremos crear un producto auténtico sobre la calidad y la temporalidad. Que cuando compres esa prenda lo notes, primar la durabilidad, que sea básico.

-¿Es contradictorio básico y tendencia?

-No, entiendo básico como duradero y siguiendo unas directrices de tendencias. Pero que esté marcado por nosotros y no por un mercado loco.

-Concreta un poco más: ¿cuál es tu estilo? ¿Tu marca identificativa?

-Tanto en mi estilo como mis colecciones apuesto por la calidad y la diferencia. Que las prendas tengan alma, siempre sobre estas premisas.

-¿Hay algo de lo que huyas sí o sí? ¿Eres más clásico? ¿Menos?

-Soy clásico con un toque moderno. El clásico es la base de todo. Es absurdo que yo te diga ahora cómo será de principio a fin la colección, porque se está haciendo.

-¿Cuál es el error más común que cometemos las mujeres al vestirnos?

-Creo que sobre todo comprar mucho y comprar mal.

-¿Vestimos las gallegas muy diferente? ¿Te ha llamado la atención algo?

-Yo creo que todas las mujeres ya visten igual, en Madrid o aquí, veo una internacionalización... La gente viste muy similar hoy en día, sí que el norte de España tiene una apreciación mayor hacia el consumo de moda, invierte más. Lo que sí hay es una tradición en Galicia arraigada, más eso que un estilo.

-Vamos todas cortadas por el mismo patrón.

-Sí, por eso al final lo que se premia es la diferenciación. La gente que marca estilo, que es un referente, es al final la que va distinta. Que parece tan fácil, pero es muy difícil.

-¿Eres seguidor de alguien en particular? Dame algún nombre. ¿Quién te gusta?

-Te puedo decir un montón, todos tenemos referencias, no solo en la moda, también musicales, pintura... Me gusta Prada, me gustan mucho los que hacen moda masculina, el dúo de Valentino (Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli), Kim Jones (de Vuitton)... La moda masculina es un buen referente.

-¿Por qué?

-Hoy en día en mujer está todo hecho, y en hombres hay más por hacer, desde detalles, acabados, la sastrería de hombre va a evolucionar más...

-Al hilo de eso, la moda parece que en los últimos años solo es volver atrás, rehacer, revisar ... ¿Tú qué has visto últimamente que te haya sorprendido?

-Nada, todo está visto. Al final es como tú la reinterpretas, cómo haces tu estilismo, ahora vuelven los 80, los 70, los 90 y al final es la visión del diseñador de adaptarlo a un nuevo mercado. La moda evoluciona en cuanto al estilismo, pero no a nivel tendencia de la prenda en sí. Vemos Prada, que es muy clásica, pero a nivel imagen o estilismo hace unos desfiles rompedores. Es más cómo se presenta esa propuesta.

-¿Qué pasa ahora que no vemos nada nuevo? Hubo un tiempo en que no había minifalda y la hubo, otro que no había bikini y lo hubo... ¿Está agotada la creación?

-Sí, yo creo que ahora el camino como diseñadores es reenfocar.

-¿Qué no te pondrías nunca?

-Eso tampoco te lo contestaría porque nunca digas nunca, hoy te diría un pantalón campana y luego viene la moda y a lo mejor me lo pongo. En moda nunca se debe decir nunca, pero en la vida tampoco.

-Es muy contradictorio, ir a la moda para vestir todos iguales, ¿no?

-Sí, es que al final somos muy poco originales.

-¿Quién es para ti un modelo de mujer?

-No me caso con nadie, creo que soy fan de las personas que no son conocidas, que tienen un estilo propio, con el que se nace, igual que la elegancia. No necesitas vestir bien para ir elegante, es una actitud, no tengo un referente, me gusta la gente que me sorprende.

-¿Elegancia y originalidad son incompatibles?

-No creo que sean contrarios, a mí me gusta la gente que me despierta algo, que me despierte curiosidad, sea por lo que sea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«En un mundo global, en moda prima el estilo y la diferencia»