Diego Martínez: «¿Ser un  sex symbol? No me lo planteo»

Para muchos es un desconocido, pero en breve dejará de serlo.  Este burgalés de 30 años es el protagonista de «Rabia», la principal apuesta de ficción de Cuatro para la siguiente temporada. ¿Que si sabe lo que se le viene encima? Dice que está preparado para lo que sea.


En poco más de un mes entrará todas las semanas en muchos hogares a través de la pequeña pantalla. Diego Martínez (Burgos, 1985) está llamado a ser uno de los rostros televisivos del otoño. Será el protagonista de Rabia, una nueva producción en la que compartirá guión con Malena Alterio, Patricia Vico o Adriana Ozores, una actriz a la que considera su referente. 

Te conocimos en «Amar es para siempre» y ahora te veremos como uno de los protagonistas de «Rabia» en Cuatro, ¿notaste mucha diferencia a la hora de preparar personalidades tan opuestas? 

Claro que hay una gran diferencia, sobre todo en el aspecto físico del personaje, sus andares, su forma de hablar... pero también tienen puntos en común, como el carácter fuerte e impulsivo. 

¿Qué puedes contarnos de este nuevo personaje? 

Santa es un policía ambicioso, con ganas de ser el mejor en su trabajo y que encuentra limitaciones por parte de sus superiores. Este trabajo le abre las puertas a zonas personales que quizás no esperaba encontrar y tiene que pasar por el duelo y armarse de valor para poder tomar decisiones. 

¿Qué es lo que le da rabia a Diego Martínez?

Las injusticias.

Dada tu experiencia en las salas de teatro, ¿te quedas con la televisión o te gustaría seguir en los escenarios?

Soy actor y todas las opciones forman parte de mi trabajo, cine, teatro, televisión.... simplemente son diferentes canales con diferentes códigos. 

Llegaste a Madrid buscando cumplir tu sueño de convertirte en actor, ¿cuál es tu objetivo a largo plazo?

Vivir de mi trabajo y poder llevar a cabo mis propios proyectos, darle forma a muchas ideas que tengo.

La actriz española a la que más se ha glorificado estos últimos años es Penélope Cruz, ¿crees que es una opinión justa o hay alguien que para ti se merece más reconocimiento?

Creo que es una opinión justa, ella ha trabajado muchísimo por estar donde está, eso es indiscutible. También es cierto que nuestra profesión es muy injusta porque no siempre va unido el reconocimiento a la dedicación que uno le pone.

A lo largo de tu carrera has compartido plató con caras conocidas. Si tuvieses que destacar a alguien, ¿quién dirías que te ha marcado?

Sin duda alguna, alguien que ha dejado su sello en mí y me atrevo a decir que para siempre, ha sido Adriana Ozores. Ella es realmente increíble y todo lo que pueda decirte es poco. 

En «Amar es para siempre» desempeñabas el papel de malo, el más odiado. ¿Esta concepción ha traspasado la ficción hasta notar por la calle que la gente te tiene manía? 

Solo he vivido una situación curiosa donde una señora, cuando se enteró de que era yo quien hacía de Curro, adoptó una actitud de rechazo hacia mí. Reconozco que fue gracioso y al final todo acabó en risas.

Recientemente hemos visto tu faceta más sensual en un posado para la revista Shangay, en la que ya te denominan como el nuevo «sex symbol español». ¿Te sientes preparado para sobrellevar la fama que eso puede suponer?

Lo considero un piropazo y desde luego, para gustos los colores... ¿Si me siento preparado? Me siento preparado para realizar mi trabajo, que es interpretar y, cómo no, seguir aprendiendo. Ser un sex symbol no me lo planteo. Yo hago lo que me corresponde, y si se da esta situación, ¡bienvenida sea! 

A raíz de este posado, ¿has notado que ligas más, o siempre has sido tan ligón que no notas la diferencia? 

[Risas] no he notado la diferencia,  porque no he parado de trabajar. Lo que sí que he notado es el calor y el apoyo de mucha gente que me conoce y que hasta ahora no había visto muchas cosas mías. Doy las gracias por ello. 

También se ha dicho que eres uno de los actores de los que más se hablará en los próximos meses. ¿Tienes algún proyecto entre manos después de «Rabia»? 

Sí, ahora empiezo a grabar una película con Roberto Pérez Toledo y con un equipazo y un elenco maravilloso de actores. 

Conocemos el caso de James Franco, que reconoció hace tiempo que la preparación de sus papeles es tal que le afectan a su vida diaria. ¿Cómo te preparas tú para hacer frente a tus personajes? 

Yo creo que sí. Afecta a mi vida diaria porque todo personaje requiere una búsqueda física e interna. Hay que comprender cada personalidad. Documentarse, leer, estudiar y desde luego investigar en ellos. Cuando lo haces, te sumerges en el personaje y al día son unas cuantas horas... Así que en mi caso, sí. Afecta a mi vida diaria, aunque procuro que sea lo menos posible.

Hasta ahora hemos hablado sobre tu presente y futuro pero, ¿qué nos puedes contar de ti? Es difícil encontrar información...

Me gusta la intimidad y soy reservado para mi vida personal. Nací en Burgos, tierra que adoro y a donde voy de visita siempre que puedo. Me considero una persona familiar. Me encanta viajar y hacer cosas nuevas. Ahora estoy aquí, mañana... ¡Dios dirá!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Diego Martínez: «¿Ser un  sex symbol? No me lo planteo»