David Muñoz: «Soy un seductor por la pasión que le pongo a todo»

Ana Montes

YES

David Muñoz
Luis Gaspar

Habla de esfuerzo y ganas de comérselo todo. Con 35 años, tiene por primera vez un coche propio (un Mercedes, claro) y 3 estrellas Michelin por haber hecho algo DiverXO en Madrid. Este chico de sobresaliente en Filosofía es un guerrero de la cocina. Y el novio de Cristina Pedroche.

31 ene 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Es colchonero, de «barrio, barrio», curtido en la calle y muy lector. Lo que ha devorado se nota en su piquito de oro: directo, claro y a la cara. Porque quien exhibe una cresta con 3 estrellas Michelin, no tiene pudor ni ganas de tenerlo. Lo suyo es de verdad; no son apariencias sino, dice, libertad. La misma con la que no esconde llevar nueve años sin ser rentable, algo que va a empezar a amortizar ya en el 2015, ?con marcas como Mercedes, el nuevo StreetXO en Madrid, el inminente de Londres, el de Nueva York el próximo año, y un tercer concepto tomando cuerpo alejado de tendencias externas. En su cabeza de «obsesivo de la perfección» y «trastornado de la estética», este entrañable cocinero enamorado de los efluvios asiáticos y la salsa china XO, promete guerra.

-¿Desde cuándo llevas en la cresta?
-Desde los 17 años he llevado muchos tipos de crestas. La primera era más ancha, con mechas rubias. Luego en Londres me la dejé más radical. Llegó a ser azul. He ido variando.

-¿La chaquetilla blanca de cocinero no deja mucho espacio para expresarse?

-No la llevo para ser diferente ni para inspirarme sino porque me gusta. La diferencia es que yo llevo cresta en mi trabajo, pero pocos la llevan en el suyo. Hay mucha gente que está capada en su imagen del día a día y no tienen más remedio que hacer como le dicen. Es triste depender de las apariencias.