La demanda de pisos nuevos en Vigo hace que se vendan antes de lograr la licencia

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

alejandro martinez molina

El Concello autoriza un edificio de 23 viviendas en Esturáns y ya solo quedan 5

23 feb 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El Concello de Vigo acaba de otorgar la licencia para la construcción de un edificio residencial y 18 de los 23 pisos que tendrá ya están vendidos. El inmueble se levantará en la parcela contigua al futuro parque de bomberos de la calle Esturáns. El caso es una muestra de la gran demanda existente en el mercado inmobiliario de viviendas recién construidas. Cuando se trata de precios asumibles para las familias de clase media, los pisos vuelan y ya están apalabrados incluso ante de conseguir todas las autorizaciones.

El edificio de Esturáns tendrá las viviendas nuevas más económicas que se pueden encontrar hoy en día en la ciudad. Son pisos de tres habitaciones cuyos precios en el mercado libre que rondarán entre los 200.000, y los 245.000 euros. No contarán con ningún tipo de protección oficial.

La clave del precio es que el inmueble se construirá bajo la fórmula de la autopromoción de la comunidad de propietarios, según explica Suso Cano, responsable de la empresa de asesoramiento y administración Galca Solucións Habitacionais. «Compran el terreno para empezar la obra en comunidad de bienes y pasan a ser propietarios. Nosotros les guiamos en el proceso y promovemos junto a ellos», explica.

El proyecto se desarrolla a través de una comunidad de bienes, un sistema de autopromoción inmobiliaria realizada directamente por personas que buscan una vivienda más económica que la adquirida a una empresa promotora. Las viviendas son más baratas porque no se buscan beneficios como hace una empresa promotora, limitando los honorarios de los profesionales intervinientes. De esta forma, los pisos salen prácticamente a precio de coste. Los miembros de la comunidad asumen los costes de la ejecución de las obras pero no incurren en los gastos por publicidad ni el margen o beneficio que una empresa promotora cargaría en la vivienda. Con anterioridad a la adhesión de los comuneros a la comunidad, el presupuesto de costes se divide entre las distintas viviendas, con los criterios marcados por la Gestora, determinando así el precio de venta desde el inicio, figurando ambos en su contrato de adhesión a la Comunidad.

Edificio céntrico

El Concello acaba de dar vía libre al proyecto en un solar cercano a la plaza de Eugenio Fadrique en la que se está ampliando la malla urbana con la construcción de nuevas edificios de viviendas, una gasolinera y el futuro parque de bomberos, cuyas obras llevan paradas desde principios de este mes.

El inmueble contará con siete plantas y un ático para las 23 viviendas, así como tres plantas de sótano destinadas a 45 plazas de garaje y trasteros. El Concello ha otorgado la licencia porque el proyecto cumple con todos los parámetros de la normativa urbanística. Las obras resultan permisibles conforme al Instrumento de Ordenación Provisional. La parcela, de 1.300 metros cuadrados, está destinada a uso residencial. La comunidad de propietarios realizará una inversión de 1,7 millones de euros, según el proyecto básico visado firmado por la arquitecta María L. Iglesias Fernández. La urbanización deberá realizarse de forma simultánea a la edificación, de acuerdo con las características constructivas descritas en el proyecto de urbanización.

Cuando aún no han comenzado las obras, la empresa Galca Solucións Habitacionales afirma que «ya solo quedan tres o cuatro viviendas por vender». El plazo de inicio de la construcción no podrá exceder de seis meses y el de terminación de los tres años porque, en caso contrario, el Concello podrá declarar la caducidad del permiso concedido.