El juez privatiza por tercera vez el acceso a la playa nudista de Vigo

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Oscar Vázquez

Una sentencia anula la declaración de camino público del Ayuntamiento por dictarse fuera de plazo

31 ene 2024 . Actualizado a las 15:42 h.

«Ni a la tercera va la vencida, quizás a la cuarta». Así se expresa el titular del juzgado de lo contencioso administrativo número 2 de Vigo en una sentencia que vuelve a poner en manos privadas el acceso a la playa nudista de Breadouro, en Coruxo. El Concello ha vuelto a fracasar en su intento de que esta senda peatonal que conecta los arenales con la rúa Canido sea pública. Y siempre cae en lo mismo. Tarda demasiado en concluir el expediente porque se deja enmarañar por los afectados. Los vecinos que se arrogan la legitimidad del vial son hábiles a la hora de dilatar los plazos y al final la administración local cae en su trampa. El juez se refiere en la sentencia a «la voluntad resuelta para la obstaculización» por parte de los interesados. Las tres veces que el Concello ha emitido una resolución declarando el camino público, ya ha pasado el plazo, circunstancia que han aprovechado los particulares para acudir al juzgado, presentar una demanda y ganar el juicio. Es un toma y daca que hace que el vial haya ido alternando durante los últimos años su titularidad entre pública y privada, para desconcierto de los usuarios de la playa y de los vecinos de Coruxo.

El titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Vigo acaba de anular el acuerdo del 10 de enero de 2023 por el cual incluía el camino en el inventario público. El Concello se ha vuelto a ver embarrancado en la demanda por no haber tramitado correctamente el expediente. Según el juez, en lo que ha fallado ha sido en atender las ampliaciones de plazo que le solicitaban los supuestos propietarios del camino con el único fin de dilatar el proceso. El Concello tenía verdaderos problemas para notificarles las decisiones, puesto que siempre estaban ausentes en el domicilio que les constaba. Por ese motivo, tenía que recurrir a la publicación de edictos en diarios oficiales, lo que suponía una demora en la tramitación del expediente. El juez entiende que el Ayuntamiento tenía que haber denegado las solicitudes de ampliación de plazos que «únicamente persiguen comprometer la validez del procedimiento logrando su caducidad». «Contra el vicio de pedir, la virtud de no dar», expresa el magistrado en el fallo. La administración local no estaba obligada a ampliar los plazos y podía haberlas desestimado de manera motivada para no perder tiempo.

Oscar Vázquez

Ante las demoras que se estaban produciendo durante la tramitación del expediente, el Concello optó por decretar la suspensión de los plazos, pero aquí contravino la normativa. Ninguna de las razones para haber suspendido el procedimiento encaja en el procedimiento común de las administraciones públicas, reprocha el juez. El plazo de tres meses es reducido para un procedimiento que exige una tramitación compleja. La administración también se enfrenta al problema de enviar las notificaciones a los interesados. «Ninguna de estas circunstancias permite a la demandada prescindir de la legalidad, de los principios de imparcialidad y de objetividad que guían su actuación», dice el juez en el fallo. Expresa que no existe ninguna cláusula que permita que la administración pueda suspender un procedimiento cuando las circunstancias así lo aconsejen o cuando, por razón de las dificultades para la notificación al destinatario fuera útil.

El Concello suspendió el procedimiento hasta en dos ocasiones «artificiosamente, o sobre la base de razones que no encuentran amparo legal».

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Los propietarios de la finca vuelven a poner una verja para impedir el paso a los usuarios 

La senda peatonal a la playa nudista de Vigo desde la calle Canido vuelve a estar cerrada. Con la sentencia en la mano que anula la declaración de camino público, los particulares consideran estar en su legítimo derecho de hacerlo. Se vuelve a reabrir un viejo debate. La asociación de vecinos de Coruxo defiende que el camino es público desde siempre, pero se cortó cuando se trazó la carretera. Aseguran que antiguamente por allí pasaban carros. Los dueños del restaurante que cerró el año pasado basan su defensa en las escrituras de propiedad, donde consta que los lindes de la finca no dan a ningún camino, así como en fotografías históricas. Además cuentan con el testimonio de vecinos que dicen que por ahí nunca se pasó. En anteriores sentencias, el juez nunca ha puesto en duda que este camino deba ser público. Si ha anulado las tres resoluciones en las que el Concello lo declaraba público ha sido por una defectuosa tramitación.