La factura energética del área sanitaria de Santiago es prácticamente la mitad que la de Vigo

Elisa Álvarez González
E. Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Sandra Alonso

La gerencia compostelana gastó 4,8 millones de euros en gas y electricidad en el 2022, un 3 % menos que en el año anterior

21 ene 2024 . Actualizado a las 23:47 h.

Hospitales y centros de salud son enormes consumidores de gas y electricidad y así lo demuestra la factura del Sergas, que en el 2022 superó los 40 millones de euros en estos conceptos, con un incremento de un 30 % en relación al período anterior. Pero dentro de esta cifra hay grandes variaciones por áreas sanitarias y la de Santiago y Barbanza no es ni mucho menos la que presenta mayor coste. Según los datos facilitados por la Consellería de Sanidade, la gerencia compostelana invirtió 4,8 millones de euros para pagar sus facturas energéticas, una cifra que es prácticamente la mitad de lo que necesitó Vigo, en donde se alcanzaron los 9,4 millones.

Los centros sanitarios de Santiago y Barbanza suponen el 11,89 % del gasto total del Sergas, el tercer porcentaje más bajo tras Ferrol y Pontevedra. A la cabeza está Vigo, con un 23,12 %, y le sigue A Coruña con un 19,24 %. Aunque la factura energética creció en la sanidad pública más de un 30 % en el 2022, lo cierto es que en la gerencia compostelana bajó un 3 %. Una parte muy importante del consumo de gas y electricidad se concentra en los hospitales. No en vano están operativos las 24 horas y los 365 días del año. El CHUS de Santiago consumió en un año 2,6 millones de euros en electricidad y gas, nada comparado con los 6,2 del Álvaro Cunqueiro de Vigo. Con respecto al 2021, el gasto se incrementó en todos los complejos hospitalarios salvo en el Clínico y en el Arquitecto Marcide de Ferrol. Los de Ourense y Vigo son los que elevaron más su factura respecto al 2021. En concreto, el CHUS redujo su coste casi un 21 %. Este complejo posee un expediente propio para la contratación de la energía, al igual que el CHUO y el Álvaro Cunqueiro. El resto están en la red centralizada de la Xunta, Redexga.

Elevadas emisiones

El informe sobre la demanda energética del Sergas también analiza la huella de carbono y en este sentido el área compostelana no sale bien parada. Es la segunda área sanitaria que más toneladas de CO2 emite a la atmósfera, detrás de Vigo. El propio documento recoge que si bien los datos se mantienen estables e incluso se notan ligeros descensos, sobre todo en Lugo y Ourense, en el caso de Santiago el ascenso es notable debido a que el contrato de suministro eléctrico a hospitales adjudicado a Ferrovial en el 2022 presentó, «un 0 % de energía eléctrica procedente de origen renovable por parte de Iberdrola».

La demanda energética de los centros de salud del área sanitaria también es de las más altas de Galicia, con 158 kilovatios hora por metro cuadrado, muy por encima de los cien de Vigo. En cuanto al CHUS, esta demanda sube a 198 kilovatios hora por metro cuadrado, pero en este caso es el menor consumo de Galicia.

Los hospitales consumen 20 veces más agua que la primaria

La factura de agua de los centros sanitarios es una minucia si se compara con lo que supone a nivel económico el gas y la electricidad. El Servizo Galego de Saúde pagó poco más de 2,2 millones de euros en el año 2022, y de ellos 172.194 euros se corresponden con el área de Santiago. La compostelana es la cuarta que más gasta, tras Vigo, A Coruña y Ourense. La mayoría, además, se corresponde con consumo hospitalario, ya que el coste de agua de los centros de salud se limitó a poco más de ocho mil euros en todo el año.

En cuanto a los metros cúbicos precisos para llevar a cabo las tareas asistenciales, el gasto en los hospitales es veinte veces superior. En la gerencia compostelana estos consumieron 236.000 metros cúbicos frente a los poco más de once mil de los centros de atención primaria. Este volumen de agua del área de Santiago a lo largo de todo un año serviría para llenar casi un centenar de piscinas olímpicas.