La media tonelada de cocaína descubierta en un contenedor de Vigo iba a Amberes y valía 12 millones

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

POLICÍA NACIONAL / SVA ADUANAS

La Policía localizó el 20 de diciembre el alijo extraviado en el muelle de Guixar dentro de la operación Catanga-Raudo

30 dic 2023 . Actualizado a las 01:09 h.

Los 500 kilos de cocaína hallados el 20 de diciembre ocultos en más de una docena de bolsas de deportes negras dentro de un contenedor en los muelles de Vigo tenían como destino final el puerto de Amberes, en Bélgica. En realidad, este alijo, valorado en 12 millones de euros, se extravió porque la organización que debía llevar a cabo el rescate tuvo problemas que dificultaron la recogida en el puerto belga y la droga acabó en Vigo por azar unos días antes de Nochebuena. El barco procedía de Panamá e hizo escala previa en varios puertos europeos.

Los 443 paquetes decomisados estaban rotulados, en su mayoría, con las letras NK en rojo, una marca para identificar al proveedor.

POLICÍA NACIONAL / SVA Aduanas

Así lo ha desvelado la Policía Nacional, que localizó la droga mediante la operación Catanga-Raudo. El grupo II de la Udyco de Pontevedra y la Unidad Combinada de Vigo de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria desplegaron hasta 20 agentes para retirar la droga del contenedor.

El hecho de que los paquetes estuviesen camuflados en bolsas de deportes, dentro de un cargamento de mercancía legal, hace suponer que lo iban a recoger unos cómplices en el puerto de Amberes a través del método del gancho ciego o rip off.

La idea es que los compinches abriesen discretamente la puerta del contenedor, retirasen las bolsas de deportes con la droga y cerrasen otra vez el recipiente para dejar que la mercancía legal llegase a su destino final. Se trata de una operación rápida pero con cierta dificultad porque tenían que retirar más de una docena de bolsas en poco tiempo y sin llamar la atención. Sin embargo, algo del plan se torció, la descarga fue cancelada en Bélgica y el contenedor no fue desembarcado o nadie lo reclamó en Amberes, y siguió rumbo a Vigo, donde fue desembarcado en la terminal de Guixar, donde, tras una investigación policial, fue inspeccionado. Cada bolsa de deporte contenía en torno a 15 o 20 paquetes con algo más de un kilo de cocaína cada uno.