La Fiscalía concluye que la agresión a dos jóvenes en la calle Hernán Cortés fue «cruel» y un «apaleamiento brutal»

E. V. Pita VIGO

VIGO CIUDAD

M.Moralejo

Las defensas piden la absolución o que la Audiencia beneficie a los dos acusados con una eximente de actuar bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Un acusado insiste en su inocencia: «Isto é unha caza de bruxas»

16 nov 2023 . Actualizado a las 18:27 h.

El juicio a los dos futbolistas modestos de Ourense acusados de propinar una paliza a dos jóvenes en la calle Hernán Cortés en Vigo en enero del 2022 ha llegado hoy a su fin. La jornada de conclusiones se ha celebrado en la mañana de este jueves en la macrosala de la quinta sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo. Las defensas piden la absolución y un acusado, Adrián S.H., en su derecho a decir la última palabra, insistió en su inocencia: «Isto é unha caza de bruxas».

La Fiscalía calificó los hechos de «agresión cruel» y «apaleamiento brutal». Por su parte, las defensas pidieron al tribunal que si los condena, los beneficie con una eximente o, subsidiariamente, una atenuante, de estar actuando bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

La Fiscalía insistió en que, según los testigos, fue una «agresión cruel», independientemente de la discusión o insultos previos. Por ello, le impone la agravante de ensañamiento. 

La Fiscalía señala que «desde el segundo 25 del vídeo tienen a una persona desvalida a su merced gritando de dolor a pesar de que le piden perdón. Incrementó exponencialmente el sufrimiento de la víctima. Los golpes fueron certeros y fueron muchos. Es un hecho muy violento y desagradable de ver y recordar».

 Añade que hubo un acuerdo previo entre ambos acusados para llamar a la víctima y «darles de hostias», por lo que acusa al segundo implicado, Adrián, de colaborar activamente en esa «pantomima o teatrillo»  sin mediar ni separar en auxilio de la víctima que recibía patadas de Gregorio, el otro acusado, mientras este le pedía perdón con sarcasmo a la vez que lo pegaba. «Hubo un golpe estremecedor y Adrián siguió al lado de su amigo, al irse le dio una palmadita», acusa.

La Fiscalía insiste en que los dos acusados son los autores gracias a las pistas que dio un testigo protegido: «El parecido en el vídeo es increíble, vestían exactamente igual que en sus redes sociales, demasiada casualidad. Son indicios dobles porque son dos amigos que estaban ese día juntos en la ciudad». El Ministerio Público recalcó que una víctima tiene lesiones por deformidad. 

En la vista, declaró un testigo que vio la pelea. «No era un enganche entre dos borrachos, no era una pelea, era una agresión, le hizo una llave, el agresor tenía conocimientos de lucha cuerpo a cuerpo, la víctima estaba en el suelo, en sus manos, fue una pelea desigual», dijo el testigo. 

Las acusaciones particulares, que representan a las víctimas, pidieron las agravantes de alevosía y ensañamiento. Una abogada indicó que «no se han producido más lesiones de milagro, hubo alevosía traicionera». Culpa a Adrián de no parar a su amigo aunque no le atribuye ensañamiento. «Se trata de dos personas que se cebaron», añadió. «Hay agresiones con crudeza, de gran calibre, con patadas salvajes» , añadió otra letrada.

Las defensas

Las defensas pidieron la absolución por falta de pruebas y los escasos testigos que han reconocido a un implicado.

El abogado de Adrián S. negó la coautoría y recalca que nadie vio a su cliente participar. Añade que «hay dudas de que sea él, no tomó parte en la parte final, está de espaldas a esa acción, hay que tener muy mala idea para decir que está sujetando a un viandante, se le ve allí con un equilibrio justito». Insistió en que las víctimas «nos mintieron» porque ahora se sabe que insultaron y amenazaron once veces a los acusados. Respecto al testigo protegido que reconoció a los sospechosos le reprocha que «solo se base en un vídeo de mala calidad que vio en Facebook en su casa, eso nos ofrece muchas dudas».

Recordó que algunos testigos solo reconocen a Gregorio G. y no a Adrián S. H.. «No se puede inferir que Adrián haya apaleado a nadie, como mucho dio un empujón, todos los que estamos aquí sabemos quién es el autor de la patada con agravante», dice. Rechaza que las víctimas hayan tenido secuelas.

La abogada de Gregorio G. replicó que «yo no sé quién dio la patada». Quiso desacreditar al testigo protegido por identificar a los acusados en un vídeo con imágenes de mala calidad «sin valor» y compararlo con sus redes sociales: «Yo soy de Ourense y no sé quién ha sido el autor» . Añade que identificar a alguien por la ropa «ya dio lugar a otro error antes» y que hubo otras identificaciones fallidas. Cuestiona que la novia de una víctima haya identificado bien a Gregorio por sus ojos verdes. Admite que Gregorio estaba en Vigo en la zona de copas ese día «pero no en la calle de los hechos». E insistió en que «el acusado es zurdo y el autor de los hechos es diestro y Gregorio no podía ser autor de los hechos, solo es culpable de salir de fiesta por Vigo y haber bebido» .

Rechazó un informe policial que identifica erróneamente a otra persona. La Fiscalía pide seis años para Gregorio G.R. y cuatro años y 9 meses para Adrián S.H.

«Isto é unha caza de bruxas»

El acusado Adrián S.H., en su derecho a decir la última palabra, se mostró indignado por las conclusiones del juicio. «Levamos unhas semanas a escoitar o que se di aquí, neste país eres culpable ata que se demostra o contrario, non se lle debería sacar foto nen por os nosos nomes, isto é unha caza de bruxas», se quejó.