Vigo atenúa el impacto de las fiestas de Navidad debido a las protestas vecinales

Monica López Torres
m. torres VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M.MORALEJO

El Concello, que destinará 9,5 millones a la iluminación en los próximos cuatro años, elimina las atracciones más ruidosas de Areal, suprime la música ambiente en su entorno y hará estudios de tráfico y ruido

14 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Vigo aprobó ayer, con más retraso del previsto, destinar 9,5 millones de euros a la iluminación de sus próximas cuatro Navidades. La junta de gobierno local dio luz verde a la contratación decorativa del 2023 al 2027, así como una programación que contempla varios cambios. La aprobación permitirá que la empresa Ximénez agilice el proceso de instalación de 11,5 millones de luces leds (medio más que el año pasado) que se encenderán en 450 calles a partir del mes que viene. A todos estos elementos se unirá el gran árbol de luces de la Porta do Sol, que este año cuenta con una resolución mínima de 300 píxeles por metro cuadrado. Como gran novedad, se incrementará el tamaño de la estrella de puntas ubicada en su cumbre, que alcanzará los 18 metros.

Pero una de las novedades más importantes es que el gobierno local parece decidido a minimizar el impacto negativo de las fiestas tras la oleada de quejas por la contaminación acústica y lumínica que han de soportar los residentes en el centro.

«Tendo en conta a experiencia das pasadas edicións e coa vontade de mellora continua, o Concello ten recollido suxestións e implementado algúns cambios para este Nadal 2023-2024», señaló el gobierno local. Asegura que eliminará ahora las atracciones de la rúa Areal, modificará la ubicación de las colas de la noria (para sacarlas de Colón y meterlas hacia los jardines de Eijo Garay) y promete realizar estudios de tráfico y ruido. Son algunas de las medidas complementarias que ha anunciado como respuesta a esa toma de consideración crítica de las quejas vecinales.

El descontento social ha hecho que también reformule el mercadillo Cíes Market de la Alameda. Los residentes y trabajadores de la zona aseguraron el año pasado sentirse como en un parque temático y no poder hablar o ver la televisión por el ruido de las atracciones.

El mercadillo de la Praza de Compostela contará con noventa casetas prefabricadas de venta ambulante de artesanía, productos de Nadal y servicios de restauración y hostelería. También contará con diez carros móviles de venta de bocadillos de salchicha y chucherías. El espacio contará con una pérgola de madera, un nuevo proyecto de iluminación que se llama Alameda Acendida y máquinas de nieve artificial y sonido que se instalarán en la pérgola y en las máquinas de vending.

Respecto a la reducción de ruidos, asegura que se suprimirá la música ambiente de las calles del entorno del Areal «manteniendo la instalación de los equipos para la emisión de anuncios informativos por motivos de seguridad» y que bajará el volumen en todas las demás. Además, limitará los dispositivos y mecanismos como altavoces y bocinas en las atracciones y en el mercadillo el sonido se dirigirá hacia en interior. No solo se compromete a bajar decibelios, sino que se reducirá también el horario de la música ambiente. El nuevo programa apuesta por nuevas atracciones recreativas y exposiciones didácticas destinadas al público infantil, en detrimento de las de uso familiar «para disminuir la contaminación acústica».

El Concello avanza que suprimirá el escenario de conciertos localizado en la Praza de Compostela y que no se autoriza la iluminación del arbolado catalogados por Patrimonio. También se reduce el número de atracciones para Concepción Arenal, jardines de Eijo Garay y Areal (entre Colón y Pontevedra). Entre ellas se distribuirán la noria gigante, las cadenas, el tiovivo-carrusel, el jumping, camas elásticas, tren infantil, mininoria infantil, caseta de juegos de destreza, caseta de pesca de patos y remolque caseta de algodón.

Se reduce el número de atracciones de alta capacidad y se traslada el carrusel veneciano de Concepción Arenal a la calle Areal. No se prorroga ni la montaña rusa ni la pista de hielo de la Praza de Portugal, que fueron las grandes novedades del año pasado.

Entre las buenas intenciones anunciadas como medidas complementarias, aunque no da ningún plazo para hacer efectivas sus posibles conclusiones, destacan la realización de un estudio de tráfico y otro acústico. El primero, con la reordenación en superficie para facilitar la fluidez y el tránsito de los residentes de las zonas afectadas y, en particular, a las personas con movilidad reducida y el de sonido para garantizar el cumplimiento de la normativa de ruidos. Igualmente, se promete reforzará el control policial, especialmente los días de gran afluencia.