Quejas por el precio del aceite hace 50 años en Vigo: «Subió cinco duros»

Begoña Rodríguez Sotelino
b. r. sotelino VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

LA VOZ DE GALICIA

Aumentaba 15 céntimos de euro el de oliva y había escasez del de girasol

14 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

La memoria es frágil, pero la historia se repite. El aceite está por las nubes, sí, pero no hay más que darse un chapuzón por los periódicos de hace medio siglo para darse cuenta de que los lamentos por el coste de la vida son una constante en el sector de la alimentación. Así lo recoge La Voz de Galicia en el periódico del 13 de octubre de 1973, hace 50 años.

Así lo contaban en la crónica fechada en Vigo: «El aceite de oliva subió descaradamente cinco duros el litro, pero las amas de casa, a las que su propia economía les impuso el aceite de girasol, pensaron que lo que tenían que hacer era seguir comprando este e ingenuamente se dirigieron a su tienda habitual dispuestas a traerlo pero se encontraron que no había. Ni una botella ante un silencio que no nos explicamos, el aceite de girasol y todo el de semillas ha desaparecido del mercado. Malas lenguas suponen que hay quien está haciendo su agosto vendiendo a los nuevos precios el aceite de oliva almacenado, mientras que los de semillas esperan almacenados a mejor ocasión, es decir, a que también suba mientras va saliendo el de oliva. El ama de casa también es víctima del asunto, como siempre», reflexionaba la periodista, que continuaba el relato: «Puede que no haya de girasol», «las cosas se arreglarán»... Y mientras tanto, el ama de casa piensa que esto requiere una explicación oficial y que si hay inspectores del mercado a estos competerá mirar lo que hay al otro lado de la estantería, donde los ojos del consumidor no llegan».

Ese criticado descaro con el que los precios se iban de madre hace 50 años nada tiene que envidiar al susto que se llevan ahora los consumidores cada vez que entran al supermercado y salen con la bolsa casi tan vacía como la cartera. La cercanía de Vigo con la frontera portuguesa hace que algunos decidan aventurarse a cruzar la raia para ir a hacer la compra. Nada de toallas ni café, como hace décadas. El producto más buscado hoy es el aceite de oliva, cuyo precio parece no tener techo en España. A tal aventura solo se atreven los que residen cerca, claro, porque el precio de la gasolina hace que lo que se ahorraría por una parte, se perdería por la otra. Como recogía La Voz recientemente, «Portugal aprovecha el desfase para promocionar el suyo. El efecto llamada ha funcionado y, si se le suma la rebaja fiscal que aplica el país vecino, que mantiene el IVA cero a más de 40 productos de la cesta básica de alimentos, la factura compensa». En la información se refleja que el precio medio del aceite oliva virgen extra de marca blanca en Galicia es de 8,72 euros el litro frente a los 6,89 a los que se puede comprar el luso en cuanto se cruza el Miño, lo que significa un ahorro de 1,83 euros por litro.

Consumo medio

La Voz también se hizo eco de los datos del INE según los cuales, el consumo medio de aceite de oliva por cada hogar se situó en el 2022 en 22,1 litros, la mayor cifra desde el 2018, cuando su consumo medio fue de 22,2 litros por familia. Esta cifra anda lejos de los 30,4 litros que consumía de media cada hogar en el 2007, año en el que se produjo el estallido de la crisis financiera. El gasto medio por hogar en aceite de oliva alcanzó los 97,7 euros en el 2022, frente a los 77,6 euros del 2021. Es decir, que el año pasado, los hogares gastaron de media 20,1 euros más en aceite de oliva que el año anterior. Es la cifra más alta desde el 2007, cuando el gasto medio por hogar en aceite de oliva se situó en 98,9 euros. Entre el 2006 y el 2022, el año de menor gasto en este producto fue el 2020, primer año de pandemia, cuando se alcanzaron los 65,5 euros de media por hogar.