Acaban en el hospital tras un noche de robos y empotrarse contra un camión en una persecución de película

E. V. PITA, M. TORRES VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

La Guardia Civil siguió a unos atracadores de Portugal y la República Dominicana desde una gasolinera de Tomiño hasta la circunvalación de Vigo

08 oct 2023 . Actualizado a las 01:42 h.

Un accidente entre un monovolumen robado y un camión se ha saldado con tres heridos, dos mujeres y un hombre, en la mañana de este sábado en Vigo a las 10.50 horas en una rotonda de la VG-20 cercana al Parque Tecnológico de Valadares. Los tres ocupantes han sido trasladados al Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. La Guardia Civil incluso avisó a los bomberos para excarcelar a los heridos del turismo accidentado pero estos, finalmente, pudieron salir por su propio pie. Todo apunta a que los sospechosos, dos ciudadanos portugueses y uno de la República Dominicana, huían tras perpetrar un hurto de dinero en una caja registradora de la gasolinera Shell de Sobrada, en Tomiño, media hora antes, a las 10.30 horas. 

La Guardia Civil seguía la pista al coche robado, un Toyota Previa, porque podía estar implicado en una noche de robos. El monovolumen, de color negro, fue sustraído en Vigo en la noche del viernes y se cree que usaron el utilitario para perpetrar una cadena de robos en las siguientes horas. Tras el accidente, los agentes de la Benemérita registraron el vehículo accidentado y descubrieron muchos objetos de valor de dudosa procedencia y van a investigar su origen.

Tras el golpe de la gasolinera, limítrofe con el municipio de Tui, los supuestos ladrones se metieron con el Toyota Previa por la autopista AP-9 en dirección a Vigo. La Guardia Civil pidió ayuda a la Policía Local de Vigo para montar un dispositivo y bloquear las entradas en la ciudad. Así se hizo, pero a los agentes locales no les dio tiempo a cerrar la salida de la AP-9 hacia la VG-20, circunvalación por donde se colaron los implicados perseguidos por coches patrulla de la Guardia Civil. Bajaron hacia el hospital de Vigo pero, debido a la velocidad a la que circulaban, se salieron de la vía en una curva muy cerrada, según explica la Policía Local, y en la salida hacia Beade se estrellaron frontalmente contra un camión con grúa que circulaba por la rotonda.

El monovolumen sufrió grandes daños en la parte delantera y el parabrisas mientras que el camión apenas tiene unos leves daños en la defensa. El transporte pesado pertenece a una empresa de la parroquia de Beade relacionada con la ferretería y cerámica y que transportaba unos grandes sacos con escombros.

El punto de accidente fue en la rotonda de Beade, en el entorno de la Carretera de Foxos, el Parque Tecnológico de Beade y el Hospital Álvaro Cunqueiro.

Los ocupantes heridos del coche robado quedaron atrapados dentro del vehículo y, según el 112, la Guardia Civil llamó para que enviaran a los bomberos a excarcelarlos porque creían que los lesionados no eran capaces de salir por sus propios medios. Sin embargo, unos minutos después, contactaron con el 112 para comunicar que los heridos estaban fuera de su vehículo y que nadie había quedado atrapado, y que ya se disponían a recibir asistencia sanitaria. Los bomberos confirmaron que su salida quedó cancelada. 

La Guardia Civil investiga a los tres ocupantes del monovolumen accidentado por el hurto en la gasolinera de Tomiño (habrían cogido dinero sigilosamente), por hurtos varios porque los implican en una serie de robos nocturnos y por un supuesto delito contra la seguridad vial. Según algunas fuentes, en su fuga, los sospechosos se saltaron vallas de protección de la AP-9.

La herida A.C.D.S.B., de 39 años, fue evacuada por el 061 en una ambulancia de soporte avanzado, y la lesionada M.J.T.M., de 34, y el accidentado A.D.S.F., de 41 años, en una de soporte básico.

 «Aún tengo el susto en el cuerpo. Fue como en una película»

«Aún tengo el susto en el cuerpo. Fue como en una película», explicó a La Voz la trabajadora que estaba en la gasolinera cuando poco antes de las diez de la mañana se produjo el robo. «Estaba ayudando a una compañera cuando vi entrar en la tienda a una mujer y, aunque ya fui yo detrás, ella salió corriendo», explica. La empleada del servicio le echó valor y echó a correr detrás de la mujer pero, al llegar al camino que va por detrás de la gasolinera, la presunta ladrona se subió a un coche que la esperaba en marcha y se dio a la fuga. «El coche salió escopetado y ya no pude hacer nada más. Solo llamar al 112 y al 062», indica. «La mujer no me llamó la atención al principio porque entró tranquila como si fuera a comprar algo, pero enseguida salió corriendo y no pudimos hacer más», insiste la trabajadora.