La oposición no gana medios en el Concello de Vigo pese a subir un 38 % en votos

Carlos Punzón
C. Punzón VIGO

VIGO CIUDAD

Concello de Vigo

La pérdida de un edil del grupo de Abel Caballero se traduce en medio salario menos

04 jul 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El gobierno municipal de Vigo hará valer desde el primer momento su notable peso en la corporación sin apenas coste en medios o representación institucional, pese a haber perdido 18.742 votos (-18,5 %) respecto a las elecciones locales de hace cuatro años. A propuesta del alcalde, el pleno de organización celebrado ayer por la nueva representación política del Concello tradujo el descenso de 20 concejales a 19 del grupo socialista en la eliminación de una de las dos dedicaciones parciales con las que contaban sus ediles en el mandato recién terminado. Mantendrá las otras once dedicaciones exclusivas con las que ya contaba. Por el contrario, el crecimiento de la oposición en las urnas y que se sustanció con un concejal más y 11.219 votos a mayores (+38,8 %) no ha supuesto cambio alguno para los dos grupos que ejercerán el control de la gestión del equipo de gobierno. El PP, que sube de cuatro a cinco ediles, contará como hasta ahora con la posibilidad de un único liberado en el grupo. El BNG, que creció de un edil a tres, gozará del mismo respaldo salarial de una dedicación parcial con la que contaba Marea de Vigo con las dos actas de concejales que tuvo en el mandato finalizado. Una dedicación y media por tanto para los ocho ediles que suman PP y BNG, igual número de salarios que lograron los siete concejales que componían la anterior oposición municipal.

Con la moción aprobada ayer con los votos del grupo socialista, el grupo de gobierno pierde tan solo 4.176 euros (-0,5 %)al año respecto al monto con el que arrancó la masa salarial de sus componentes en el mandato iniciado en el 2019. Sus concejales ganarán al año 743.144 euros, a los que aún hay que sumar pluses por antigüedad a los que tienen plaza de funcionario en cualquier administración y que puede añadir hasta otros 8.000 euros más en casos como el de la socialista Yolanda Aguiar, nivel del que también gozaba el alcalde antes de su jubilación. Aunque el grupo de gobierno pierde la citada dedicación parcial, su coste sube al incrementarse el salario de la corporación respecto a hace cuatro años. La oposición también costará algo más por el mismo motivo: 102.877 euros (2.158 más).

En función de lo aprobado por el pleno, Abel Caballero pasa a cobrar 72.840 euros por ejercicio, 5,2 puntos más que lo que fijó el pleno de organización de hace cuatro años. Los concejales con dedicación exclusiva parten en el mandato actual de 62.700 euros anuales, subiendo en la misma proporción que lo hará el salario del regidor. Y los ediles con dedicación parcial, que les cubre una jornada semanal de 26 horas, contarán con 43.295 euros, siguiendo la misma evolución que sus compañeros de corporación con remuneración.

La diferencia de medios que supone la liberación de concejales del gobierno y la oposición llevó ayer a los portavoces del PP y BNG a considerar la actitud de los socialistas como de «rodillo» y de «querer limitar la capacidad de actuación de quien no piensa como ellos», según la popular Marta Fernández-Tapias, mientras que el nacionalista Xabier Pérez Igrexas incluso acuñó el término «violencia administrativa» para deslegitimar la falta de proporcionalidad con la que indicó se trata en Vigo a la oposición. El portavoz socialista, Carlos López Font, mantuvo que se traslada al pleno «lo que la ciudad decidió», añadiendo que no se agotan las 18 dedicaciones exclusivas que le corresponderían a la corporación (solo se cubrirán 12 y dos medias) porque el gobierno local es «espartano».

Fondos para cada grupo

Donde resultó obligatorio aplicar un criterio proporcional en función del número de ediles de cada partido fue en la dotación económica de sus grupos, al asignarse a cada uno un fijo de 1.500 euros más 3.494 por edil. El Bloque registra el salto más notable al pasar en este aspecto de 3.494 a 11.983 euros.

Tampoco registró apenas cambios la oposición en su posibilidad de presentar mociones al pleno. Antes podían presentar dos entre los tres grupos, y ahora se quedan en la misma cantidad, por cinco del PSOE, como hasta ahora.

Además del pleno de organización, el gobierno local se reunión ayer por primera vez tras su constitución hace dos semanas, cita que sirvió para que el alcalde reclamase a sus ediles que presenten ideas para humanizar 400 calles en este mandato y avanzar en el diseño del plan Vigo Vertical para incluirlo en los presupuestos del próximo año.

«El gobierno de Vigo se pone a trabajar sin vacaciones y sin descanso para los próximos cuatro años», aseguró el regidor.