La filántropa americana Wendy Schmidt renombra el buque Falkor (Too) en Vigo

Alejandra Pascual Santiago
alejandra pascual VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

La mujer del expresidente de Google es responsable de la fundación que encargó a Freire convertir el barco en oceanográfico

12 dic 2022 . Actualizado a las 17:20 h.

La filántropa y empresaria americana Wendy Schmidt participó ayer en Vigo en el acto de nombramiento del buque Falkor (Too), que el astillero gallego Freire Shipyard acaba de transformar en oceanográfico. Cofundadora con su marido, el expresidente de Google Eric Schmidt, del Schmidt Ocean Institute armador del barco, dirigió el acto que tuvo lugar en el tinglado del puerto por la mañana. Acudió junto a una gran delegación del instituto investigador y también estuvieron presentes autoridades locales.

El astillero vigués Freire llevó a cabo la reconversión del antiguo Polar Queen en el Falkor (Too) en un año y medio de trabajo. Se trata de uno de los refit más complejos que se haya trabajado en la ría. El resultado, que conoció en primicia la empresaria Wendy Schmidt, es un buque oceanográfico de última generación que mide 110 metros de eslora y 20 de manga. La cubierta alcanza los 960 metros cuadrados y está organizada para albergar distintos espacios científicos. El buque está equipado además con treinta sensores oceanográficos, meteorológicos, de navegación y de mapeo.

En sintonía con los objetivos de la propia organización de los Schmidt, el buque se ofrece a desarrolladores de tecnología de todo el mundo. El nuevo Falkor (Too) sustituirá en la flota al R/V Falkor, que el matrimonio filántropo donará al Consejo Nacional de Investigación de Italia. El nuevo buque reconvertido en Galicia tiene un tamaño superior y, además, está diseñado para navegar sobre una capa de hasta 15 centímetros de hielo en lugares extremos dl planeta.

En el 2006, Wendy fundó la Fundación de la Familia Schmidt, a través de la que han organizado varias donaciones a universidades y centros de investigación de todo el mundo. El estudio científico de los océanos para su preservación se ha convertido en la prioridad del instituto que encabeza la filántropa.