Stellantis Vigo apremia al Gobierno ante la «decisión importante» que va a tomar el grupo

VIGO CIUDAD

stellantis
stellantis Salvador Sas | EFE

Ignacio Bueno solicita «concreción» en las ayudas que piensa conceder al grupo para saber si «cubren sus expectativas»

12 dic 2022 . Actualizado a las 17:55 h.

El director de la planta que el grupo Stellantis tiene en Vigo, Ignacio Bueno, ha lanzado un nuevo mensaje al Gobierno, cuestionando el apoyo que tiene previsto conceder a la factoría gallega para garantizar una inversión (más de 600 millones) clave para el futuro de la fábrica.   

Bueno confirmó que Stellantis mantiene negociaciones abiertas con el Gobierno para encontrar una vía de acceso a los fondos europeos después de que la factoría se quedase fuera del primer PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado, y ha puesto una fecha tope al Ejecutivo de Sánchez: «A principios del año que viene tiene que tomarse una decisión importante; eso es evidente porque el plan estratégico del grupo de desarrollo e industrialización de las nuevas plataformas en el tiempo así lo requiere», dijo durante un acto en las instalaciones de Stellantis Vigo, tras reconocer que, en todo caso, no es una decisión que esté en manos del grupo automovilístico, sino de un Gobierno al que ha pedido claridad. «Lo que nos preocupa es la concreción; tenemos que aterrizar en una propuesta que sea interesante para el grupo y que cubra las expectativas ha afirmado», explicó.

Según el director de la planta de Vigo, el grupo de Carlos Tavares  «mira con lupa» las inversiones que hace en cada plataforma y siempre atendiendo a tres criterios: el rendimiento de la fábrica, la calidad con la que se fabrica y las ayudas.

Por ello, reiteró la necesidad de concreción por parte del Ministerio de Industria respecto a las ayudas asociadas a las inversiones que Stellantis planea hacer, como por parte del Ministerio de Transición Ecológica del que depende la cuestión energética, «clave para el futuro de los centros productivos», y la posibilidad de que la planta de Balaídos cuente con la subestación eléctrica que tanto tiempo lleva reclamando.

Sobre estos dos últimos asuntos se pronunció también, en el mismo acto, el vicepresidente primero de la Xunta de Galicia y conselleiro de Economía, Francisco Conde, quien ha señalado que «es de justicia para el sector de la automoción en Galicia, y para Stellantis Vigo, que se pueda encontrar esas solución para que puedan acceder a esos fondos europeos».

Conde recordó que el 80 % de los fondos del primer PERTE se quedaron sin adjudicar (unos 2.000 millones de euros) y que este es el momento en que el Gobierno debe dar una respuesta a Stellantis, pendiente de las ayudas para llevar a cabo las inversiones que tiene previstas

«Los tiempos son muy relevantes desde el punto de vista de las inversiones que se puedan desarrollar. Necesitamos hechos, concreción, cronogramas, y que la industria pueda ver satisfechas sus necesidades desde el punto de vista de esos incentivos a la inversión», insistió el conselleiro.

Tercer ERTE

En materia laboral y de producción, Ignacio Bueno reconoció que el año viene será necesario un nuevo ERTE «dado que las condiciones que provocaron los dos primeros no han cambiado», como demuestra que la planta vaya a cerrar el año con un volumen de producción entre un 15 y un 20 por ciento menor de lo esperado.

«La lógica nos lleva a pensar en que para el año que viene algo nos hará falta para acompañar al empleo mientras sigamos viviendo este tipo de situación que no va acabar a corto plazo», manifestó. ha respondido Bueno a las preguntas de la prensa durante un acto en las instalaciones de Stellantis.

«El contexto por el que se firmó el ERTE el año pasado, por la crisis de los semiconductores, la realidad es que la situación no se ha resuelto», ha explicado, si bien es un asunto que de momento la dirección no ha abordado con los trabajadores ni con sus representantes sindicales.

Bueno no ha ocultado que la planta, que no ha dejado de acumular paradas de producción en todo el año, vive momentos difíciles.

“No va a ser un año récord ni mucho menos. Podemos decir que este año hemos perdido entre el 15 y el 20 por ciento de lo que podríamos haber hecho si hubiéramos tenido los componentes”, ha estimado.

A estos problemas suma la factoría que más automóviles produce de España otros de carácter logístico que le han llevado a acumular una gran cantidad de vehículos a los que no consigue dar salida con el ritmo apropiado a sus mercados naturales. «Tenemos una congestión importante en el flujo de salida marítimo originado por ciertos puertos europeos, que son los puertos de entrada a los principales mercados europeos, que están llenos; asociado a su vez a limitaciones en el transporte terrestre en algunos países por falta de disponibilidad de conductores, y eso nos está llevando a que no podamos sacar los barcos con la fluidez que necesitamos», explicó el director de la planta.