Cazado en Vigo por conducir una moto camuflada de bici eléctrica

La Voz VIGO

VIGO CIUDAD

Cedida

La Policía Local descubrió que el usuario la puso en marcha y alcanzaba «velocidad de crucero» sin pedalear

01 dic 2022 . Actualizado a las 19:32 h.

El pasado miércoles, a las 20:01 horas, una patrulla de la Policía Local de Vigo que realizaba labores de control y vigilancia observó circulando una bicicleta eléctrica por Vía Norte. Los agentes percibieron que el usuario no pedaleaba, sino que iniciaba la marcha desde cero presionando un acelerador situado en el manillar. Solo por esa acción, el vehículo deja de tener consideración de bici y pasa a convertirse en un posible ciclomotor encuadrado en la categoría L1E-B.

Los policías procedieron a interceptar e identificar al conductor, J. M. A. P., de 25 años y natural de Vigo. Para verificar las características técnicas del vehículo, procedieron a su traslado a un centro homologado, dotado de los aparatos de calibración necesarios para proceder al peritaje del mismo. El ensayo permitió verificar la velocidad máxima sobre superficie plana y observar el funcionamiento con pedaleo y sin pedaleo. La prueba se realizó sobre una pista plana, con el fin de obtener la velocidad máxima con asistencia, comprobando que «el acelerador del motor eléctrico era independiente al pedaleo de la bicicleta, es decir, era posible hacerlo sin haber iniciado la marcha, así como mantener la velocidad sin haber pedaleado en ningún momento». El velocímetro instalado en la bicicleta marcaba 40 kilómetros por hora.

Era posible acelerar la presunta bicicleta sin utilizar los pedales y empleando únicamente el acelerador del motor eléctrico, así como que mediante el pedaleo sin tocar el acelerador. Accionaba una asistencia que tras alcanzar los 25. kilómetros por hora desaparecía. A mayores, presionando el acelerador, si este se dejaba conectado durante cinco segundos, «se activaba la velocidad de crucero, no siendo necesaria la acción del acelerador ni el pedaleo para continuar a la velocidad de activación», apuntan desde la Policía Local.

Debido a todo ello, el vehículo pasaba a considerarse un ciclomotor, y esto implicaba que el conductor debía poseer al menos el permiso de la clase AM, al margen de la documentación y el resto de requisitos exigidos legalmente para circular con este aparato por las vías públicas. El joven identificado carecía de permiso, por lo que se instruyeron diligencias por un delito contra la seguridad vial.