Las tarifas del taxi de Vigo suben un 6 % en el 2023

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M.MORALEJO

Los autopatronos justifican su propuesta en el incremento del precio de los combustibles

19 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Las tarifas del taxi subirán un 6 % el año que viene. La bajada de bandera les costará a los usuarios 4 euros entre las seis de la mañana y las diez de la noche, frente a los 3,80 que vale en la actualidad. Durante el horario nocturno, pasará de 4 euros a 4,25. El suplemento del aeropuerto subirá de 4,72 a 5 euros. El coste a mayores por desplazarse hasta el Ifevi pasará de 3,30 a 3,50 euros. El precio por kilómetro recorrido establecido en 1,02 euros crecerá hasta 1,09 y de 1,14 a 1,21 durante los domingos y festivos y el horario nocturno. La hora de espera en horario normal pasa de 21,25 euros a 22,53 durante el día y de 23,15 a 24,54 en horario nocturno y festivos.

La Junta de Gobierno Local dio ayer el visto bueno a la propuesta realizada por la Asociación Provincial de Autopatronos del Taxi. El Concello remitirá el expediente a la Dirección Xeral de Comercio e Consumo de la Xunta, que es el organismo que tendrá la última palabra antes de que los nuevos precios entren en vigor.

Los taxistas justifican estos aumentos en la escalada de precios que ha situado a su sector entre los más perjudicados por la inflación. Una vez dejada atrás la pandemia, la guerra de Ucrania ha supuesto otro mazazo para ellos por el fuerte incremento del coste de los combustibles. Defienden que el 6 % de incremento en las tarifas que han solicitado, solo es la mitad de lo que a ellos les han subido los gastos de su actividad. «Somos conscientes de que no podemos repercutir la totalidad de este porcentaje a nuestros clientes y usuarios», expresan en el estudio que han presentado en el Ayuntamiento para la revisión de las tarifas.

La asociación de taxistas indica en su propuesta que el IPC del transporte en Galicia entre junio de 2021 y junio de 2022 ha sufrido una variación al alza de un 19,5 %. En esta misma línea se encuentra el IPC general, que para ese mismo período, ha subido un 11,1 %. En estos incrementos cobra un papel principal la subida que están experimentando los combustibles. Según los datos del Ministerio de Transición Ecológica, el precio medio de la gasolina en junio de 2021 era de 1,372 euros el litro, y el de gasóleo de 1,235 euros el litro. Sin embargo, un año después los precios se sitúan en 2,113 euros el litro de gasolina y 2.036 el de gasóleo. «Estos importes nos darían una subida de un 54 % para la gasolina y un 46,81 % para el gasóleo», justifican los taxistas.

«Estos porcentajes disparan los costes de explotación de nuestra actividad, situándonos en una posición francamente difícil y siendo los combustibles el principal factor desequilibrante», expresan los taxistas. Además, el resto de sus gastos, derivados del mantenimiento de los vehículos, también ha experimentado un aumento considerable, «lo que hace que el importe de nuestros gastos anuales se haya disparado hasta cotas impensables hace un tiempo no muy lejano», expresan. Recuerdan que el propio Gobierno central ha señalado que el taxi es una de las 42 actividades más perjudicadas y con una recuperación más lenta.

«Cuando parecía que ya habíamos superado esos malos momentos y que la pandemia se quedaba en un segundo plano, nos llega el conflicto de la guerra de Ucrania, que ha tenido una repercusión directa en la grave y acusada inflación que estamos padeciendo», se quejan los taxistas.

Con los datos en la mano, les resulta evidente que con las tarifas actuales, lejos de permitir un margen de beneficio empresarial al que tendrían derecho según la Ley de Transporte, «apenas llegan a significar una contención de las pérdidas». Con la subida de un 6 % en la tarifa para el próximo año «aún nos encontraríamos con que los gastos de la actividad serían superiores en más de un 5 % a los ingresos esperados».

Exceso de taxistas

Otro aspecto que influye en su mala situación económica es la gran competencia existente en el sector. Según la ley, la población de Vigo debería tener un taxi por cada 900 habitantes, es decir unas 328 licencias. «Lejos de ello, actualmente tenemos en vigor 535 licencias, lo que nos sitúa muy por encima de la proporción deseable y que contribuiría a una explotación razonable de nuestra actividad y un margen de beneficio empresarial», señalan.

La asociación también alega que Vigo tiene una gran superficie periurbana que les provoca pérdidas en los viajes de retorno al centro de la ciudad, ya que resulta muy difícil que puedan aprovechar el retorno con otros pasajeros, como sí ocurre en otro tipo de trayectos.

El porcentaje de kilómetros recorridos en vacío es de hasta un 20 % superior al de otros municipios, situándose en cuotas que pueden rondar el 40 % de los kilómetros totales que rueda un taxi. Este aspecto contribuye al aumento de los costes de explotación, sin obtener a cambio ningún beneficio suficiente para paliarlo.

Las tarifas de los taxis vuelven a subir al cabo de un año. El Concello les aprobó el año pasado un incremento de un 1,85 %. Los autopatronos ya basaban entonces su petición en el aumento de los costes que estuvieron padeciendo durante los últimos meses de 2021, así como las graves consecuencias que generó en el sector la crisis sanitaria. El alcalde consideró razonable su petición.