El peligroso parcheo de la autovía con más accidentes de España

Monica López Torres
mónica torres VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M.Torres

Miles de conductores sortean un gran bache en la A-55 que va de O Porriño a Vigo

11 nov 2022 . Actualizado a las 17:24 h.

El parcheo del tramo de carretera que contabiliza el mayor número de accidentes y víctimas de España no es la solución que merecen los más de 60.000 conductores que utilizan a diario la autovía Vigo-O Porriño. Hace año y medio que el Ministerio de Transportes concluyó la enésima rehabilitación del firme de la A-55 y ya se ha abierto un gran bache que, desde la pasada semana, está poniendo en jaque a los conductores.

El desnivel es visible en dirección a Vigo con varios metros de antelación, pero insalvable en la mayoría de ocasiones. Se sitúa en la parte más externa del primero de los dos carriles de circulación hacia la ciudad, en plena curva ascendente. Cualquier maniobra para esquivarlo podría provocar una colisión con los coches que están adelantando y un frenazo, una colisión en cadena, aun circulando siempre por debajo del límite de velocidad máxima, establecido en 60 kilómetros por hora.

El bache en cuestión, de más de un metro de longitud y ancho suficiente para que la rueda de cualquier coche pueda patinar, está a la altura del kilómetro 10. Se trata del peligroso tramo que incluyen las curvas de Tameiga y las de los Molinos, donde el último informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) sitúa, en el kilómetro 12, el punto de carreteras que contabiliza un mayor número de accidentes y víctimas de toda España. Aún así, este punto no aparece esta vez entre los 500 más peligrosos «porque ha mejorado su índice de peligrosidad respecto a períodos anteriores». Sí se mantiene en el ránking cuyo IP es diez veces superior al de la media nacional.

Cerca del 70 % de los accidentes se concentran en el tramo comprendido entre los kilómetros 10 y el 14, en sentido Vigo. La última rehabilitación efectuada se centró entre los kilómetros 7,6 y 11,56, entre el alto de Puxeiros y la villa del Louro. «Tradicionalmente se ha venido atribuyendo al factor humano la causa casi exclusiva de los accidentes. Sin embargo, el estado de las carreteras juega un papel fundamental en la seguridad vial», como revela también el informe realizado por la AEA.

1,6 millones para licitar, dos décadas después, el proyecto constructivo de la alternativa en túnel

Ni los límites de velocidad, ni los múltiples radares que salpican la autovía, ni los 6 millones de euros que inyectó el Ministerio de Fomento en el 2015 «para adecuar y mejorar la seguridad del vial». Nada ha podido acabar del todo con la alta siniestrabilidad que caracteriza a esta vía en sus 30 años de vida. Esta carretera de sinuoso trazado e intenso flujo de vehículos, al ser la principal vía de comunicación de Vigo con la meseta y Portugal, se vuelve especialmente peligrosa los días de niebla o lluvia, que son la mayoría durante las estaciones de otoño e invierno. Aun con las bonificaciones del Ministerio de Transportes, la autopista no es una alternativa para la mayoría de trabajadores que acuden a diario a Vigo desde el sur de la provincia.

M.Torres

El borrador de los presupuestos generales del Estado para el 2023 presentado hace unas semanas recoge por fin la apuesta por una nueva autovía Vigo-O Porriño que sirva para finalizar la A-52 y evitar las temidas curvas de Tameiga y Puxeiros. El Ministerio de Transportes destinará 1,62 millones de euros al proyecto constructivo, que incluye un túnel en el 2023. Para este ejercicio solo se habían consignado 100.000 euros para estudios, al igual que en los presupuestos del 2021.

El nuevo vial subterráneo evitaría el trazado en curvas de la actual autovía y conectaría O Porriño con Vigo en 10 minutos. Esta nueva autovía está sobre la mesa desde hace más de dos décadas. El proyecto técnico y el de impacto ambiental de la infraestructura que transitaría en túnel por debajo del alto de Puxeiros para desembocar en O Porriño comenzó a redactarse en el 2019.