El exboxeador Roberto Domínguez acumula otra condena por dar dos palizas a un hombre en Vigo

E.V.Pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Roberto Domínguez saliendo de los juzgados de Vigo, tras prestar declaración, la pasada semana, el 4 de mayo del 2022
Roberto Domínguez saliendo de los juzgados de Vigo, tras prestar declaración, la pasada semana, el 4 de mayo del 2022 E. V. Pita

El expúgil se declaró culpable en una vista por conformidad celebrada en un penal de Vigo. Además, la Policía Local sospecha que rompió su tobillera de control del alejamiento a la expareja

05 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El exboxeador Roberto Domínguez suma una nueva condena que se añade a sus últimos altercados en Vigo, entre ellos una persecución por el agua en la playa de O Vao y daños al coche en el depósito municipal de su pareja fallecida. 

El 21 de abril, el expúgil vigués de 52 años aceptó dos meses y medio de cárcel y multa de 450 euros por los delitos de lesiones leves y maltrato de obra leve. La Fiscalía le aplicó la agravante de multirreincidencia y le benefició con una atenuante de reparación del daño porque antes del juicio indemnizó a su víctima. Confesó haber noqueado en dos días seguidos a otro hombre a finales de abril del 2021. El primer día le atacó en un mesón por la espalda y le dio puñetazos en la nuca aunque no precisó asistencia médica. Al día siguiente, se lo cruzó por la calle Zamora y le rompió la nariz, por lo que la víctima necesitó 15 días de curas y le quedó una cicatriz como secuela. La vista por conformidad se celebró el 21 de abril en el Juzgado de lo Penal número 1.

La Fiscalía lo considera multirreincidente porque acumula tres condenas por lesiones en sentencias firmes, además de la del 21 de abril. La sentencia más reciente le impuso dos años de cárcel y la firmó la titular de Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo el 15 de enero del 2020 por un delito de lesiones. Otra sentencia se remonta al 10 de octubre del 2018, dictada por la sección cuarta de la Audiencia de Pontevedra que lo multó por un delito de lesiones cometido en Cangas. El 8 de mayo del 2018, el Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo lo multó por otro delito de lesiones.

Rotura de su tobillera electrónica

La Policía Local de Vigo sospecha que el exboxeador rompió su tobillera electrónica que le ordenó colocar el Juzgado de Violencia sobre la Mujer para detectar su presencia si quebrantaba el alejamiento de su expareja, con la que tiene un hijo en común. Así ocurrió la pasada semana cuando el implicado, supuestamente, se saltó la orden y condujo el coche a nombre de una pareja difunta hasta la casa de O Vao donde reside su ex pareja, de la que tenía orden de alejamiento. 

La tobillera electrónica delata la posición del hombre que la porta mediante la emisión de una señal GPS. Esta medida de vigilancia sirve para conceder la libertad condicional al sospechoso de malos tratos sin temor a que infrinja la orden de alejamiento porque saltaría una alarma en un dispositivo que porta la víctima si él se acerca a un radio de 200 a 500 metros de su ubicación.

Los agentes sospechan que el expúgil no pudo ser detectado porque él mismo se había arrancado la tobillera y la señal GPS indicaba erróneamente que él permanecía en su casa cuando, en realidad, se dirigía hacia la vivienda de la víctima.