El hombre degollado en Vigo mantenía una relación afectiva con su presunto asesino

Javier Romero Doniz
JAVIER ROMERO VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Xoán Carlos Gil

Se valora si había compensación de dinero en el trato; el detenido poseía su cartera, llaves de casa y había huellas en el piso

15 ene 2022 . Actualizado a las 17:45 h.

Benito Torreiro fue degollado el 28 de diciembre en su piso del número 136 de la calle Areal, en Vigo. Su teléfono realizó la última llamada a las 20.30 horas; nadie más volvió a saber de él hasta el hallazgo del cadáver, tirado en el suelo y ensangrentado, el 4 de enero, siete días después. Numerosas pruebas sitúan a David M. C., de 21 años y de origen sudamericano, junto a la víctima, de 69 años, aquella noche. Las mismas evidencias revelan que el veinteañero accedió al piso del sexagenario de forma consentida. Bebieron y picaron algo juntos. Lo siguiente, según la tesis policial y judicial, ubica a David M. C. degollando a Torreiro.

Saber qué motivó la brutal escena ya solo puede aclararlo el presunto asesino. Lo seguro, a ojos del Juzgado de Instrucción número 5 de Vigo, es que víctima y verdugo se citaron de mutuo acuerdo. Lo recoge la documentación judicial incluida en la causa: «Existen indicios racionalmente bastantes para creer que David mantenía una relación afectiva con la víctima». La afirmación judicializada se acompaña de una posibilidad que la instrucción valora como probable. Que «debido a la diferencia de edad existente [48 años entre uno y otro], hubiese una compensación económica por ello, en cuyo marco se puede incardinar la fatal agresión que David habría llevado a cabo».

Saber qué motivo el enfrentamiento, tras un encuentro apacible en su inicio, sigue siendo un misterio. David M. C. fue arrestado el miércoles y permaneció hasta ayer en la Comisaría de Vigo-Redondela de la Policía Nacional. No aclaró ninguna incógnita, mostró una sorprendente actitud rocosa y fría antes las estrategias de interrogatorio, pese a sus 21 años. Tampoco se confesó culpable, pese a las contundentes pruebas de cargo que lo sitúan degollando al maestro jubilado, sindicalista de UGT, candidato del PSOE y fundador de Escola Viva, Benito Torreiro.