Abel Caballero se divierte en «El hormiguero», reivindica la Navidad de Vigo y repite el baile «swish swish»

La Voz REDACCIÓN

VIGO CIUDAD

Atresmedia

El alcalde proclama que borró las fronteras ideológicas de la ciudad y acusa a Feijoo de «no tener proyecto» para Vigo

23 nov 2021 . Actualizado a las 17:24 h.

Antes de que saliese Abel Caballero a divertirse en El hormiguero, lo hizo Carlos Latre imitándole y enredado en luces de Navidad. El alcalde de Vigo entró en el plató del programa de Antena 3 con música de Dua Lipa y sacudiendo efusivo la mano para saludar. El presentador Pablo Motos lo introdujo como exministro de Fomento y, «por todos más conocido», como regidor olívico. El alumbrado navideño de la ciudad cubrió los más de cuarenta minutos de programa. El primer aplauso lo arrancó diciendo lo encantado de estar allí, después de que «miles de personas» le dijesen en Vigo que iban a verle en televisión. «No me había pasado nunca», reconoció Caballero, que invitó a Motos a grabar el programa bajo el árbol navideño colocado en Policarpo Sanz. 

«Parecía que había que tomar una vieja tradición, olvidada, que era la Navidad. Descubrí que la Navidad era acogida por la inmensa mayoría de la gente», comenzó explicando el alcalde sobre por qué apostó por unas fiestas que empezaron con 9 millones de luces LED y este año suman ya 11. Recordó, como ya hizo en otro programa de televisión, que el alumbrado cuesta solo 30.000 euros al Concello vigués, «tanto como un campo de fútbol durante un partido». «Hay gente con ideología antinavidad. No lo comparto, quiero que haya Navidad. Ahora, al que no ponga luces en Navidad, lo van a echar de la alcaldía», se rio Abel Caballero, que se reivindicó como redescubridor de las fiestas.

Lo hizo también con los temas que le iba introduciendo el presentador. Antes de que Motos le recordase su pronunciación en inglés inaugurando las Navidades del 2018 (las de «with the lights and the music»), el alcalde advirtió sobre su doctorado en la Universidad de Cambridge. «Tenemos que hablar los idiomas sin complejos», zanjó Caballero. Y así siguió cuando Pablo Motos le iba a preguntar por sus resultados electorales: «Soy el más votado en ciudades de nuestro tamaño». Para las próximas elecciones se mostró confiando en superar el 70 % de los sufragios (en las últimas alcanzó el 67 %) y apuntó que le vota «más gente del PP que al propio PP».

Caballero aprovechó entonces para seguir haciendo bandera de su gestión, con la inauguración de la estación de ferrocarril de Vialia, las mejoras de movilidad con rampas y escaleras mecánicas o las becas comedor. «Yo borré fronteras ideológicas en Vigo», proclamó. «Quiero que todas las clases sean iguales, creo que la política local es más de énfasis, de querencia de la ciudad, que de ideología política», dijo entre aplausos. 

Relación con Feijoo

Abel Caballero reconoció su mala relación con el presidente de la Xunta. Después de que le preguntase el presentador, el alcalde vigués respondió que Alberto Núñez Feijoo le había «engañado» tras el encuentro que mantuvieron en el 2015, acusándole de haber paralizado su plan de área metropolitana en los juzgados. «No atiende a mi ciudad. Si no lo hace, no dialogo con él. Si la atendiera, sería el hombre más feliz del mundo. Él tiene un proyecto del que Vigo no forma parte», subrayó el regidor, que a continuación definió a su ciudad como «un verso suelto en Galicia». «No somos capital, no tenemos instituciones autonómicas, ni somos capital de provincia cuando podíamos serlo. Tenemos un proceso de autoidentifiacición muy importante», continuó.

La entrevista continuó con Pablo Motos y las hormigas Trancas y Barrancas presentándole una serie de nombres para que Caballero diese su opinión. Del presidente del Gobierno Pedro Sánchez aseguró mantener una gran relación. «Apoyé a Susana Díaz [en las primarias que ganó Sánchez], pero Pedro es un líder. Todo lo que le planteé para al ciudad lo hizo. Lo tengo que querer, cómo no, si lo cumple todo con Vigo», afirmó. De Felipe González reconoció su admiración, tras haber vivido momentos juntos «muy importantes». También habló sobre otros partidos. Saludó la aparición de la plataforma que lidera Yolanda Díaz junto a Ada Colau o Mónica Oltra por reivindicar la igualdad: «Todo lo que vaya en esa dirección me parece bien». Y sobre el PP, en concreto del enfrentamiento interno entre la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso y el secretario general del partido, Teodoro García Egea, sobre los que se limitó a responder que «arreglen sus problemas entre ellos».

Abel Caballero se despidió con música de John Lennon, después de haber repetido el baile del «swish swish» y de invitar al presidente estadounidense Joe Biden a visitar la ciudad. Mañana, Ana Belén va a divertirse a El hormiguero.