Este Vigo ya se empieza a parecer al de antes

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

La nueva normalidad llega con A Pedra a tope, barcos a Cíes llenos y Vialia a rebosar

12 oct 2021 . Actualizado a las 01:20 h.

La densa niebla de ayer no empañó la alegría que vivieron A Pedra y los puestos de las ostras en la primera jornada de la nueva normalidad en Vigo. En el inicio de la postpandemia sonó la música: en la plaza de Vialia hubo danza, en el FNAC sonó un concierto de Rosa Cedrón con público de pie y el festival Underfest se repartió por diversos escenarios. Los restaurantes y marisquerías de la zona más turística de la ciudad rebosaban al mediodía de comensales, sin mesas anuladas con cruces, y las tiendas de souvenirs atendieron a forasteros llegados de pueblos de Castilla- La Mancha, Sevilla o Extremadura. Muchos hacían su primer tour después del confinamiento. Los barcos a las islas Cíes llenaron las 450 plazas del cupo diario y las últimas reservas para el martes se agotaron.

Fue un día con neblina pero lleno la afluencia de público recordó al Vigo de los viejos tiempos de la prepandemia, con autocares en O Berbés que descargaban grupos excursionistas y cruceros gigantes. Al turismo tradicional, se sumaron los peregrinos del Camino Portugués por la Costa. El mes pasado entraron por Vigo 1.681 romeros (solo 150 menos que en agosto).

En la plaza de la Constitución, una veintena de viajeros, «todos de fuera», seguían atentos las explicaciones de un free-tour. Al lado, cuatro viajeras escuchaban a una guía oficial. El lleno que vivió ayer el centro de Vigo tiene su explicación: por un lado, como apunta una vendedora de souvenirs de A Pedra, este año ayuda el tirón del Xacobeo 2021. A mayores, ayer entró en vigor la nueva normalidad, que libera los aforos en comercios y bares. Y, por último, agencias de otras provincias organizaron excursiones para un puente de cuatro días.