Las normas de tráfico en el Vigo de 1821

Jorge Lamas Dono
jorge lamas VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Archivo Pacheco

Los carros de bueyes con clavos en sus ruedas no podían circular por la ciudad

12 oct 2021 . Actualizado a las 01:26 h.

Antes de que existiesen los vehículos de motor, en Vigo ya había una normas municipal tendentes a ordenar el tráfico y evitar accidentes y daños. En enero de 1821, el Ayuntamiento constitucional de Vigo emitía una serie de normas, conocidas como auto de buen gobierno, en las que se regulaba el tránsito de vehículos y de caballerías.

La corporación presidida por el alcalde Manuel González prohibía el paso por las calles de Vigo a cualquier carro, cargado o vacío, que no tuviese llantas anchas. Especificaba que si los alguaciles municipales veían por las calles de la ciudad un vehículo con ruedas de clavos podrían multar a sus conductores con dos ducados, una cantidad respetable para aquella época.

En otro de los puntos del auto, aprobado el 2 de enero de 1821, prohibía a los carros de bueyes estar parados en las calles si no estaba pendiente de los animales su conductor. Explicaban los corporativos que ya se había dado el caso de que los animales se «asombrasen», causando daños a los viandantes. «Tampoco podrán llevarse a vever ninguna cavallería sin que sea por el ronzal y no montado el ginete que la conduce porque se tiene experimentado en ello algunos desórdenes» (textualmente del documento que guarda el Archivo Municipal de Vigo), añadía el punto 16 de las normas aprobadas por la corporación. Tampoco quedaban al margen de esta normativa los arrieros que conducían ganado. Se les exigía que los animales estuvieran controlados en todo momento bajo pena de otros dos ducados.