Un arte popular con la mirada en el más allá

Jorge Lamas Dono
jorge lamas VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Cruceiros, cruces y petos de ánimas se mantienen en la ciudad más industrial de Galicia

20 sep 2021 . Actualizado a las 09:50 h.

El catálogo del patrimonio etnográfico de Vigo recoge la presencia de 46 cruceiros históricos en todo el municipio, aunque si se añadiesen los ejemplares más modernos se sobrepasaría de forma amplia el centenar. Y si tomamos todo el sur de la provincia de Pontevedra se acercaría a los novecientos el número de este elemento de arte popular religioso. Los autores del mencionado catálogo (José Luis Mateo, Dolores Miloro, Javier Franco y Vicente Pintos) explican que el origen de estos elementos es devocional, aunque tampoco están exentos de motivos rogativos, de alabanza o de ofrenda como causa de su construcción.

Habitualmente, están situados en encrucijadas de caminos y espacios religiosos o de tránsito hacia ellos. En este aspecto, los expertos apuntan a creencias precristianas y lugares relacionados con la curación. Incluso, hay que apunta a la cristianización de lugares de culto antiguos. Sin embargo, los cruceiros gallegos más antiguos fueron levantados en el siglo XVI. Es el caso del cruceiro de la Trinidad, en Baiona, datado a comienzos del siglo XVI y que presenta un singular baldaquino piramidal.

El más famoso de todos los cruceiros gallegos se encuentra en la parroquia de Hío, en Cangas. Está situado ante la iglesia parroquia de Santo André y fue realizado por el maestro Cerviño en la segunda mitad del siglo XIX. Es la cumbre de esta forma artística de plasmar la religión.