Un vigués se libra de una multa de 1.200 euros porque Correos la notificó mal

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M.MORALEJO

El operador postal no dejó constancia de la hora a la que acudió a casa del conductor

07 sep 2021 . Actualizado a las 00:13 h.

El juzgado de Vigo ha condenado al Ayuntamiento a anular una multa de tráfico de 1.200 euros a un ciudadano porque Correos le notificó la sanción de manera incorrecta. Un radar había capturado su vehículo circulando a 87 kilómetros por hora a primera hora de la mañana del 10 de enero del 2020 en la avenida Clara Campoamor (el vial de la Universidad), que está limitada a 50. El Ayuntamiento le pidió que identificase quién conducía el coche, y el ciudadano no lo hizo. La ley de seguridad vial impone multas del triple de la infracción original para estos casos. Pero este conductor no pagará ni un solo euro y, además, en caso de que ya hubiese abonado la multa antes de ir a juicio, el juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Vigo obliga al Concello a devolverle el dinero con intereses.

El juez no cuestiona que la infracción se cometiese, sino cómo se tramitó. Como la multa era de un radar, la policía no se la pudo entregar en persona al conductor. En estos casos, se remite al propietario del coche para que identifique quién era el conductor. El Ayuntamiento, gestor del velocímetro, le pidió a Correos que se ocupase del asunto. Un trabajador de la empresa pública acudió a casa del dueño del vehículo una mañana, tres semanas después de la infracción. No había nadie. Volvió al día siguiente, aunque se desconoce a qué hora del día. Tampoco encontró a nadie.

La notificación quedó en el buzón y tampoco nadie pasó tampoco a retirarla de la oficina de Correos. Así que se acabó publicando la sanción en el Boletín Oficial del Estado. Otra vez, un empleado del operador postal volvió al domicilio con el nuevo requerimiento. Esta vez sí tuvo suerte.