Samil se llena a diario y el sistema de cuadrículas no funciona

Aleix Álvarez / Xoán Carlos Gil (fotos) VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Los ciudadanos se preguntan por qué no se parcela la playa igual que el año pasado

16 jul 2021 . Actualizado a las 12:50 h.

A pesar de que los contagios de covid están aumentando, sobre todo entre los más jóvenes, la playa de Samil se sigue llenando de gente a diario sin que funcione el sistema de cuadrículas que anunció el alcalde, Abel Caballero, a finales de mayo. En aquel momento, el regidor aseguró que se emplearía en las playas de Samil y O Vao desde finales de junio hasta agosto para conseguir un espacio «mil por cien covid seguro».

El sistema que fue colocado ese mismo día para la demostración ante las cámaras, no se está utilizando. «Hay unos aparatos para delimitar la playa justo en el muro, pero no se utilizan», señala María Figueroa, una usuaria del arenal de 42 años, sorprendida por la falta de medidas en las playas. Sí estaban planeadas desde un principio, cuando el alcalde de Vigo presentó el modelo de parcelación como la mejor manera de asegurar la distancia social y poder disfrutar de los beneficios de la playa sin que suponga un peligro. En ese momento, la mascarilla todavía era obligatoria en las playas, salvo para tomar el sol y para bañarse, y la cuadrícula era un complemento. Pero el tapabocas ya no es obligatorio y la cuadrícula no funciona.

El año pasado sí funcionó. Se delimitaron áreas de 8 x 8 metros, donde cabían hasta seis toallas. «Este verano no he visto las delimitaciones. El año pasado se estaba de maravilla con las líneas, deberían dejarlo todo el año para que la gente respete su sitio», explica otra usuaria, Nieves Mosquera, inconforme con la situación actual de Samil, donde todas las personas se juntan «como hormigas». Especialmente por las tardes y en fines de semana, que es cuando más concurrida está la playa.

Junto con las delimitaciones, el plan del Ayuntamiento consistía en añadir pasillos de color blanco y verde para permitir la movilidad de las personas y guiar el camino de entrada y salida.

«La playa está sufriendo unas aglomeraciones que se podrían solucionar con las delimitaciones y con personas que mantuvieran el orden», dice en Samil Mario Fustes, de 17 años, que no ha vuelto a ver las cintas retráctiles desde el año pasado y cree necesario el establecimiento de medidas para controlar el incremento de infectados.

Sin mascarillas en las playas

Desde que la mascarilla ha dejado de ser obligatoria, las únicas medidas que existen son un llamamiento a mantener la distancia social. El tapabocas solo se debe utilizar de manera forzosa cuando no se puede garantizar una distancia de 1,5 metros. En la práctica, nadie la usa.

«Tenemos que ser todos más responsables. Por muchas medidas que haya, si nadie mantiene la distancia de seguridad ni se usan las mascarillas, no sirve para nada» exclama Antonio Gómez, de 26 años, preocupado por el aumento reciente de casos positivos en el área sanitaria, sobre todo entre los más jóvenes, como él. Lina Arango, de 45 años, está de acuerdo con él y no entiende la ausencia de delimitaciones de espacio en la playa y dice que «el fin de semana todo el mundo está junto y sin mascarillas».

XOAN CARLOS GIL

La situación no solo preocupa a los mayores, sino que inquieta a todos los rangos de edades. Los primeros días de esta semana no acompañó el tiempo, pero desde ayer las temperaturas han subido y se espera que se mantengan altas en los próximos días. Según MeteoGalicia, para Vigo se prevén máximas de hasta 32 grados entre hoy y el domingo. Así que las playas se llenarán.