La Feira do Libro de Vigo deja la alameda y se traslada a la Porta do Sol

j. lamas VIGO

VIGO CIUDAD

Joseba Cuña

Era el año 2016

28 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A finales de junio del año 2016, la Feira do Libro de Vigo ocupaba por primera vez un espacio distinto a la Alameda. El lugar elegido fue la Porta do Sol en su enlace con la calle del Príncipe. El cambio era una aspiración de los libreros, porque consideraban que la Alameda estaba muy apartada de los flujos habituales de gente en la ciudad. «Si mercantilmente no funcionase, al menos se cumpliría el objetivo de hacerla visible y de acercar los libros a los ciudadanos, que se vean y que se puedan tocar. Se trata de tender puentes entre el escritor y el lector», apuntaba Xurxo Patiño, presidente de la Agrupación de Libreros de Vigo y director de la feria.

El principal problema de la nueva ubicación fue la ocupación del espacio. Las casetas se repartieron entonces de forma alterna, aprovechando los espacios en los que no había locales abiertos. Xurxo Patiño reconocía que era un problema complicado porque para ocupar más espacio, señalaba, habría que quitar parte del numeroso mobiliario urbano existente en la calle, pero todavía quedaría sin resolver el paso de los vehículos de carga y descarga.

Debido a esa circunstancia, pero también a otras de índole económica, la feria librera aquel año tan solo logró reunir trece casetas, de las que once correspondían a librerías y dos a bibliotecas públicas. Se trataba de la asistencia más baja desde su creación, según reconocía la propia organización. «Estamos en un momento en el que el comercio tradicional lo está pasando bastante mal, algo que es muy palpable en el sector del libro», explicaba el director de la feria dedicada al libro.