Récord de ciberestafas en cinco meses en Vigo

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

CNP

Los ocho policías de Vigo están «saturados» con casi 1.400 denuncias desde enero en Vigo. Los casos se han disparado un 20 %

03 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay tranquilidad en el juzgado de guardia de Vigo. Nada destacable salvo las denuncias por estafas por Internet, que ya son la rutina del día a día. «Están llegando varias denuncias al día, no aquí sino a todos los juzgados», dice un letrado judicial. En los últimos cinco meses, Vigo ha registrado alrededor de 1.400 denuncias por estafas informáticas, un auténtico récord. La provincia de Pontevedra acumuló entre enero y mayo, 2.200 casos. La ciberdelincuencia se ha disparado el 20 % respecto al último semestre del 2020, en plena segunda ola de la pandemia.

Esta avalancha se explica por varios motivos: los clientes de la banca tradicional están migrando a las aplicaciones on line. Por otro lado, la pandemia ha acelerado el uso de compras en tiendas por Internet. Y por donde nada el dinero, siempre hay pescadores al acecho. A ello se suman las recientes denuncias de ahorradores vigueses que perdieron hasta 70.000 euros en inversiones que quedaron atrapadas dentro de una estafa piramidal. El supuesto timador les ofrecían comprar criptomonedas a cambio de recibir fabulosos intereses cada jueves de la semana. Cuando los primeros inversores quisieron recoger beneficios, no pudieron rescatar sus ahorros.

Los ataques son cada vez más complejos e ingeniosos. El usuario recibe correos relacionados con la devolución de dinero de los ertes, la campaña de la Renta o empresas de paquetería. O incluso le secuestran el WhatsApp.

Hasta ahora, la respuesta de la comisaría de Vigo era que el problema de las estafas de Internet era global porque muchos ciberdelincuentes forman parte de bandas organizadas del Este que se refugian en países poco colaboradores con la UE. Una unidad en Madrid se dedicaba a seguir el rastro a estos timadores y, a veces, conseguían llevar a juicio a los muleros, los cómplices de bajo rango en España que eran pillados cuando iban al banco a sacar el dinero del perjudicado.

Muchos juicios que se celebran en los juzgados de lo penal de Vigo desvelan que algunos acusados son timadores autóctonos que venden productos inexistentes en la red. Otras veces consiguen las tarjetas de las víctimas y compran con ellas por Internet.

Ante la avalancha de denuncias registradas, casi 300 al mes (o diez al día), en Vigo, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) propone reforzar las unidades policiales de la comisaría viguesa y las Rías Baixas que investigan las estafas informáticas.

Creen que para parar esto hay que apostar por la prevención, aumentar la labor de los agentes de Participación Ciudadana, recibir una concienciación desde casa, incrementar los medios materiales de los policías, dar mayor formación para actualizarse y crear unas unidades de delitos informáticos en cada comisaría provincial. El SUP sospecha que el escenario es peor del imaginado porque muchos perjudicados no denuncian por vergüenza.

Sonsacan datos al usuario y luego le desvalijan la cuenta o le hacen cargos

Estos son los cuatro ciberdelitos más denunciados en las Rías Baixas. Solo el último es un cebo comercial que es legal.