Medio millar de presos en semilibertad en Galicia tendrán móviles para usar en las celdas

VIGO CIUDAD

Uno de los patios de la cárcel de Teixeiro que comunica edificios.
Uno de los patios de la cárcel de Teixeiro que comunica edificios. V'ITOR MEJUTO

La nueva orden autoriza únicamente a los internos que están en CIS, no en cárceles, cumpliendo el tramo final de las condenas

29 abr 2021 . Actualizado a las 19:57 h.

La Secretaria General de Instituciones Penitenciarias acaba de zanjar por escrito un antiguo debate interno. Permitirá a los presos, en el último tramo de su condena, tener teléfonos móviles propios. Incluso en las celdas, para utilizarlos libremente. Los beneficiarios son internos en tercer grado, o régimen de semilibertad, que habitan en los Centro de Inserción Social (CIS) de España. Hay uno por provincia y suponen la antesala de la puesta en libertad definitiva. Los reos, en su mayoría, pasan el día fuera del CIS y regresan al final de la tarde. Ya los fines de semana, todos se van al exterior.

En Galicia hay actualmente 489 presos (433 hombres y 56 mujeres) en tercer grado, todos en algún CIS. Ya sea el de A Coruña (unos 130 presos) o el de Vigo (sobre 110). En Ourense y Lugo, los penales de Pereiro y Bonxe cuentan con sendos CIS (25 internos en cada uno) en edificios anexos a los centros penitenciarios. El resto son presos telemáticos, que llevan una pulsera para ubicarlos. Entre los 489 presos de Galicia destacan 139 que, sujetos a restricciones más severas, podrán utilizar igualmente teléfonos móviles. Estos reos concretos, por ejemplo, no salen al exterior a diario.

La nueva medida ha movilizado a los sindicatos en forma de rechazo. Consideran que la reciente orden interna supone dar herramientas a personas que no las utilizarán de igual forma. Ya en las plantillas de los penales gallegos, el comentario generalizado evidencia mucho recelo. Detallan trabajadores que con la libre circulación de móviles podrán algunos reos harán sus «trapicheos» libremente, gestiones y poner en contacto a más personas que están entrando y saliendo de los CIS a diario.

En Instituciones Penitenciarias, consultada por La Voz, opinan lo contrario, y añaden sus argumentos: «Hablamos de internos que entran y salen a diario, qué más da que tengan un teléfono en la celda si al día siguiente, a la mañana, están en la calle nuevamente. Hablamos de internos que tienen nuestra aprobación para estar en los CIS, que han pasado muchas pruebas, y pudiendo salir al exterior a diario, no van delinquir dentro del CIS. Además, el régimen de semilibertad lo evalúa un juez de vigilancia penitenciaria».

Iván, en su celda, valora las muchas medidas tomadas para tranquilidad de todos los reclusos ante las noticias que llegaban de motines en Italia

La cárcel que evitó el covid con pedagogía

Javier Romero

Iván todavía sueña con golear, junto a Bebeto, para el mejor equipo que ha dado su provincia. Salta cada día a la cancha del patio, también la observa, al acostarse y levantarse, desde la ventana de su celda. Entre fríos barrotes y recuerdos de adolescencia en Riazor. Viste mascarilla, chándal y sudadera con capucha. Cumplió la primera condena en La Modelo, Barcelona; la segunda, a sus 40 años, en el penal de Teixeiro, A Coruña. 1.195 celdas y 1.100 internos, ninguno contagiado por covid en 13 meses de pandemia. «Inicialmente, como nuestras familias fuera, tuvimos miedo. Honestamente, ¡no pensamos que llegaría! Y eso que nos informábamos en la sala de ordenadores. Pero luego entendimos que, paradójicamente, teníamos más libertad que en la calle... Nosotros aquí, al fin y al cabo, éramos convivientes. Una familia entera».

Seguir leyendo