El registro civil de Vigo será el único de Galicia dotado de juez

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Imagen de archivo de los juzgados de Vigo
Imagen de archivo de los juzgados de Vigo Xoán Carlos Gil

Tras la nueva ley, la magistrada prevé seguir al mando en el 2022

24 abr 2021 . Actualizado a las 11:57 h.

El Registro Civil de Vigo será el único de Galicia y uno de los diez de España que conservará a su juez tras la entrada en vigor dentro de una semana de la nueva ley que desjudicializará esta entidad. El resto de los registros que expiden certificados de nacimiento, defunción, nacionalidad, matrimonio o fes de vida, y celebran bodas civiles, serán dirigidos a partir del 30 de abril por un letrado judicial sin que haya control por parte de ningún juez. Por problemas técnicos, esta medida tardará cerca de un año en ser realmente efectiva.

Vigo será la excepción debido a que su actual magistrada ha ejercido su derecho a continuar en su cargo aunque desprovista de sus poderes judiciales. Debido a que está contenta y tiene interés en esa ocupación, seguirá en el puesto con la categoría de encargada en situación de «servicio especial». Aunque será la directora del registro, carecerá de las atribuciones propias de un juez como la autonomía y la independencia. Su cargo y funciones equivaldrían, por analogía, a los de una jefa de servicio de una consellería.

La ventaja para Vigo es que mantener a un juez de formación como director del registro es un garante de los derechos de los ciudadanos. Sin embargo, Vigo perderá la figura del fiscal, que ejercía su papel de doble garante de la seguridad jurídica.

A partir de mayo, paulatinamente se hará cargo del tribunal la Dirección General de los Registros y del Notariado, y el juzgado exclusivo se convertirá en una especie de oficina estatal.

A efectos prácticos, nada cambiará hasta principios del 2022 porque la dirección general debe implementar primero el nuevo sistema informático con el que funcionará el registro. Los funcionarios también tendrían que pasar por un curso de formación. Será a partir de esa fecha cuando los poderes de la jueza cesarán, al perder su capacidad de decisión independiente.

Actualmente, en Galicia solo hay dos registros civiles exclusivos, uno en Vigo y otro en A Coruña. Mientras la jueza de Vigo puede elegir quedarse en su puesto porque accedió a esa plaza antes de 2011, cuando se dictó la ley, mientras que la titular de A Coruña se incorporó después y carece de posibilidad de elección, por lo que debe ponerse a disposición del Tribunal Superior para que le adjudique un nuevo destino.

De haber renunciado a esta plaza en el registro de Vigo, la jueza pasaría a reforzar la plantilla de los juzgados de lo civil.

Según las previsiones, el Registro Civil de Vigo se reubicará en el Casco Vello y no en la Cidade da Xustiza con el resto de las sedes porque será un órgano que estará desjudicializado.