Los olvidos de cuatro testigos dificultan el esclarecimiento del caso Déborah

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Cartel en Vigo pidiendo jsuticia para Déborah
Cartel en Vigo pidiendo jsuticia para Déborah Xoán Carlos Gil

Los declarantes alegan que debido al paso del tiempo apenas recuerdan nada de los días en que se produjo la desaparición de la joven hace 19 años

24 abr 2021 . Actualizado a las 20:01 h.

La falta de memoria y los olvidos de cuatro testigos del caso de Déborah Fernández-Cervera arrojó ayer un cubo de agua fría a los intentos de la familia por aclarar el misterio de la muerte de la joven desaparecida en Vigo el 30 de abril del 2002. Los cuatro testigos declararon ante la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Tui pero, debido a los 19 años transcurridos desde la muerte, no recordaban detalles ni hechos sobre lo que les preguntaban la Fiscalía y los abogados de la familia.

A término de la sesión, los allegados de Déborah no ocultaban su decepción porque no ven nuevas pistas y solo pueden aferrarse a solicitar nuevos interrogatorios por las posibles contradicciones surgidas entre los testigos. Como última bala les queda la exhumación del cadáver, cuestión sobre la que la magistrada resolverá en breve.

Según fuentes cercanas al caso, las declaraciones no aportaron nada nuevo pero hubo testimonios que incurrieron en contradicciones con otros, lo que podría llevar a citar a nuevos testigos para que aclaren diversos aspectos.

Entre los testigos que declararon ayer había dos amigos de un posible sospechoso cercano a Déborah pero admiten que no recuerdan bien los hechos.

Otro testimonio clave era el de un investigador que tomó notas de las actuaciones pero que en su día se pasaron por alto y que ahora le parecieron relevantes a la familia de la joven. Sin embargo, el funcionario se ha olvidado de los hechos y no puede aportar más información. La cuarta testigo era una trabajadora que tampoco recuerda nada de la época de la desaparición y la atmósfera que se vivía en el entorno de amistades de la joven.

Esta falta de memoria de los testigos se puede justificar por el tiempo transcurrido pero podría arruinar el caso Déborah si la jueza, ante la falta de avances, decide archivarlo porque no afloran nuevas pistas sobre lo que le ocurrió a la joven viguesa.

Termina así la ronda de testificales prevista en la reapertura del caso Déborah pero podría reabrirse si la familia ve contradicciones y pide nuevas comparecencias para aclararlas.

Resolverá la exhumación

Falta un año para que prescriba el caso de Déborah (si antes no se imputa a alguna persona como investigado) y la familia insiste en que se trata de un asesinato. Quedan pocos días para que la jueza dicte un auto con su resolución sobre si se debe exhumar a Déborah para tomar muestras de ADN de las uñas para identificar a la persona que estaba con ella al morir y observar si hay rastros de violencia o fracturas.

La familia de Déborah prepara una campaña para el 30 de abril, cuando se cumplen 19 años de la desaparición de la joven en el entorno de Alcabre y Samil. Un testigo que trabajaba por la zona declaró hace unos meses que pasó dos veces por la zona esa tarde y la vio hablar con un hombre aunque no recuerda mucho más. Esa fue la última vez que se tiene noticia de ella. Su cadáver apareció 15 días después en Oia.