El Verbum alcanza la mayoría de edad sin fiesta ni planes de futuro

Begoña Rodríguez Sotelino
b. r. sotelino VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Jornada de arte urbano en el exterior del Verbum, en marzo del 2019
Jornada de arte urbano en el exterior del Verbum, en marzo del 2019 M.Moralejo

El Concello de Vigo lleva desde el año 2016 «viendo qué hacer con él»

20 abr 2021 . Actualizado a las 23:20 h.

Esta semana el Museo Verbum Casa das Palabras cumple 18 años. Se inauguró con grandes fastos el 23 de abril del 2003. Hasta se creó un comité de expertos (formado por Francisco Fernández del Riego, Víctor F. Freixanes, Manuel Toharia, Rosa Regás, Xosé Cermeño y Carlos Luis Rodríguez al que se unió poco después José Saramago). Fallecidos aparte, a la mayoría no se les volvió a ver el pelo en calidad de especialistas en juntar vocales y consonantes. De hecho, los que regresaron a Vigo, lo hicieron para dar conferencias en la Universidad de Vigo y el Museo do Mar, pero por Samil no pasaron. Los más mediáticos solo aportaron facturas de transporte y estancia.

Su primer año fue el mejor. Tuvo eventos muy destacados como la conexión con el exastronauta Pedro Duque desde la Estación Espacial Internacional con niños de toda España y los vigueses fueron a verlo desde allí en una pantalla cuando aún no había Zoom. Contabilizó 63.000 visitantes en su primer balance anual pero la mayoría no volvieron porque casi nunca había nada nuevo que ver en ese cubo contenedor de cubos didácticos diseñado por el arquitecto César Portela, que costó más de nueve millones de euros y consumía cada año un presupuesto que superaba los 300.000.

Pasada una década, el gobierno tripartito le dio un impulso y logró resituarlo tras una estrepitosa caída, pero nunca volvió a alcanzar las cifras iniciales pese a que dentro de este registro se contabilizaron siempre las visitas de escolares, principal fuente de afluencia.