«No se pueden sacrificar tigres a la torera»

Entre abril y junio de 1997, varios grandes felinos, dromedarios y llamas fueron retenidos en el puerto de Vigo ante el temor a que tuvieran fiebre aftosa


vigo / la voz

Los funcionarios del puerto de Vigo debieron de sorprenderse bastante cuando, el 7 de abril de 1997, fueron requeridos por el capitán del mercante Alsydon para comunicarles que transportaba los cadáveres de dos tigres y un hipopótamo. No eran las únicas fieras que llevaba el buque. Había partido días antes de Venezuela con los integrantes del Circo Universal, cuya cabaña ganadera estaba compuesta por un hipopótamo, nueve tigres, tres dromedarios, dos llamas y nueve perros. Según publicó entonces La Voz de Galicia, las muertes durante la travesía se habían producido durante una pelea, en el caso de los felinos, y por un golpe, en el caso del anfibio.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

«No se pueden sacrificar tigres a la torera»