Bufetes de Vigo y Oporto se alían para cobrar deudas transfronterizas

Atienden a autónomos que ven «farragoso» buscar asesoramiento legal en el país vecino


vigo / la voz

Un mecánico de Tui tiene un cliente de Valença que no paga las facturas. ¿Cómo cobrarle? Bufetes de Vigo y Oporto se acaban de aliar para reclamar deudas transfronterizas, entregas de mercancía o ventas de productos de empresas españolas que sirven a clientes portugueses, y viceversa. Para repescar los cobros fallidos, el bufete Cer-Bal de Vigo se ha asociado con un despacho de Oporto, Tobo y Quintana Abogados, y con la fintech lusa Newco.

Dichos bufetes vieron que sus clientes portugueses se quejaban del coste más elevado de los procedimientos jurídicos en España (pero liberados de baremos de honorarios) y, a su vez, los españoles tenían problemas al reclamar en Portugal por el idioma y la «lentitud» del sistema judicial luso. «Es mucho más ralentizado y genera dudas al ciudadano español, lo que da inseguridad para reclamar en Portugal», explica la viguesa Josefa Cerdeira, de Cer-Bal. Se forma para ejercer como abogada en Oporto, ha iniciado varios casos y ya tiene la mayoría de sus demandas en preparación. Sus clientes son de Tui, Salvaterra y Vigo y reclaman deudas transfronterizas. Los socios lusos le dan el apoyo procesal.

La relación comercial en A Raia es constante y, según Cerdeira, el impago afecta y resulta más complicado de resolver a autónomos y pequeñas empresas que ven «farragoso» buscar asesoramiento legal en el país vecino. «Unido a la crisis, hay un riesgo obvio de fallido en las operaciones de cobro o incumplimientos contractuales», dice.

El norte luso busca captar fortunas latinoamericanas que desconocen sus ventajas fiscales

Una de las barreras que ve la abogada viguesa Cerdeira en las reclamaciones de vigueses en el país vecino es que los procedimientos se eternizan en Portugal. «Se tarda mucho más y, con la pandemia, todavía más. Los plazos son más largos que en España, es una Justicia muy lenta. Los plazos procesales allí son el doble», afirma. Respecto al procedimiento, «no varía respecto a la reclamación de una deuda en España, solo que hay que revisar la parte idiomática y procesal».

Además de las demandas de deudas, el despacho de Vigo y el de Oporto quieren gestionar patrimonio e inmuebles de forma cruzada entre Galicia y el norte de Portugal.

Por otro lado, gestionan el derecho foral gallego para los hijos y nietos de emigrantes residentes en Latinoamérica que necesiten hacer gestiones derivadas del derecho sucesorio, gestión de patrimonio, adquisición y administración de inmuebles y obtención de la nacionalidad.

La alianza con Cedeño & Méndez, de Panamá, les permite resolver dudas a las fortunas y empresas latinas que buscan ventajas fiscales en Portugal. «Es un país bastante desconocido para los centroamericanos que tienden a acceder primero a España pero que desconocen las ventajas fiscales y societarias de Portugal. Son más atractivas y sencillas al ser gestionadas con vinculación en España, por ser el nuestro un país que conocen mejor», indica.

 «Sentía fascinación personal hacia Portugal»

 La abogada viguesa Josefa Cerdeira, Sefi, (Panamá, 1975) se forma para ejercer como abogada en Oporto. Ya prepara conjuntamente las demandas con sus colegas lusos. «No tengo la colegiación definitiva y allí, además, debes ser tutelado por un tiempo por un colegiado», dice. «Mi idea fue unir mi deseo de ejercer en Portugal con el de mantener intactas mis agradecidas raíces a Panamá como mi país de nacimiento y la fusión funciona como un proyecto que permite unir jurídicamente ambas realidades», señala.

  -¿Cómo surgió la idea de unirse a un despacho de Oporto?

-Desde hace años, sentía una fascinación personal hacia Portugal y hacia el ejercicio del derecho en ese país, sobre todo porque me coincidió la situación inversa, es decir, empresas portuguesas que tenían que reclamar en España el incumplimiento de contratos o el impago de facturas. Sentí curiosidad sobre el procedimiento civil en Portugal y el ejercicio de la profesión allí.

-¿Qué hizo después?

-Me planteé mi colegiación en Portugal y entré en contacto con un despacho local con un prestigio importante y con experiencia. Se trata de Tobo y Quintana Abogados, con sede en Oporto. Con ellos tramitamos la reclamación y cobro de deudas entre empresas transfronterizas, derecho societario, incumplimientos contractuales y las cuestiones que puedan surgir de las relaciones diarias y frecuentes en A Raia, desde Pontevedra a Oporto.

-¿Se unió a más socios?

-Sí, entré en colaboración con una empresa lusa que implementa fiscalmente empresas extranjeras en Portugal (Newco), lo que me exigió un conocimiento del ejercicio del derecho en ese país.

-¿Se expandieron a Panamá?

-De ambas sinergias surgió la necesidad de ofrecer en Centroamérica un despacho para gestionar particulares y empresas en Galicia y el norte de Portugal. Soy hija de emigrantes nacida en Panamá, país con el que tengo una vinculación personal y afectiva muy fuerte. Por eso, formamos red con el bufete multidisciplinar Cedeño & Méndez Attorney and Law, de Panamá, con oficina en todos los países de Centroamérica, especializado en sociedades off shore, grandes empresas y en derecho civil.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Bufetes de Vigo y Oporto se alían para cobrar deudas transfronterizas