Un juez libra a una pensionista de pagar 62.000 euros en deudas

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Juzgados de Vigo
Juzgados de Vigo M.MORALEJO

Solo le quedaban 40 euros y se acogió a la ley de segunda oportunidad

10 abr 2021 . Actualizado a las 13:00 h.

Un auto del Juzgado de Primera Instancia número 11 de Vigo ha exonerado esta semana de todas las deudas, valoradas en 62.000 euros, a una viguesa que se declaró en concurso como una persona física. Solo le quedaban 40 euros como única posesión, además de su pensión mensual, y el juez le benefició con la ley de segunda oportunidad que permitirá a la deudora volver a empezar de cero libre de cargas.

La solicitante acumulaba deudas con Hacienda y otras entidades por importe de 62.000 euros. Según explica David Alfaya, de Asesority Abogados, la clienta presentó el concurso en el juzgado en marzo del 2020 y, previamente, intentó cerrar un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores, pero sin éxito.

Tras pasar el confinamiento y la desescalada, el caso se retomó en diciembre del 2020. La abogada que ejercía de administradora concursal presentó el plan de liquidación de los bienes de la afectada. Su masa activa o únicas posesiones de la implicada consistían en una pensión mensual y los derechos de cobro en un procedimiento de ejecución que ascendían a poco más de 40 euros. La administradora entendió que no había más bienes liquidables, por lo que sus honorarios fueron retribuidos por la Administración el pasado enero.

Al haber insuficiencia de masa activa para el pago de los créditos, la interesada pidió que la exoneraran del pasivo insatisfecho. Tampoco tenía créditos privilegiados ni públicos y, como comprobó el juez, intentó un acuerdo extrajudicial de pagos pero en la votación no alcanzó el porcentaje exigible para su aprobación «a la vista de los ingresos y de la cuantía de los créditos».

El juez tuvo en cuenta de que el concurso no iba a ser declarado culpable y la deudora actuaba de buena fe. Tampoco había sido condenada en firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores. Tenía el historial limpio.

Los acreedores, entre los que se encontraba la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) y una entidad bancaria, no se opusieron a ello ni tampoco lo hizo la administración concursal.

Por tanto, el juez concedió a la concursada el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho con carácter definitivo respecto a todos los créditos de la deudora insatisfechos. Con ello, el juez declaró concluido el concurso por insuficiencia de la masa activa para satisfacer los créditos contra la masa.

Las peticiones de segunda oportunidad se realizan, generalmente, por empresarios que han perdido todos sus bienes. Aquellos que son profesionales de la empresa acuden al juzgado de lo mercantil para declararse en concurso de persona física mientras que los particulares siguen la vía de lo civil, como el caso de la deudora que recuperó los 62.000 euros.