«Me da dolor ir a Vigo, es una lástima»

El arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra reprocha que no hayan contado con él para los cambios en sus proyectos


vigo / la voz

En otra ciudad le hubieran extendido una alfombra roja para desarrollar su proyecto con total libertad. En lugar de eso, la obra de Guillermo Vázquez Consuegra, Abrir Vigo al Mar, tuvo que sortear un obstáculo tras otro. El proyecto no solo se quedó huérfano con la eliminación de la parte cultural en favor de la comercial y toda una cadena de modificaciones, sino que una vez terminado se ha visto sometido a todo tipo de alteraciones sin contar con él para nada. Y eso, pese a que en el año 2005 recibió el Premio Nacional de Arquitectura por, precisamente, el proyecto vigués.

-¿Sabía que han empezado las obras del paseo de As Avenidas para reparar el pavimento?

-No. Como siempre, me entero ahora, cuando me lo dice. Al ser el autor del proyecto en su momento me ofrecí a colaborar para llevar adelante la puesta a punto del paseo. No recibí noticia alguna de ninguna institución. No sé quién lo hace, si el Puerto, el Concello o Zona Franca. Me sorprende la forma de actuar una vez más. Lo razonable, lógico y respetuoso hubiera sido contar conmigo.

-¿A qué se debe el grave deterioro del paseo en tan poco tiempo?

-Está claro que al mal uso. El paso de vehículos pesados y todo eso no estaba previsto para esa zona, las piezas tenían un espesor suficiente para aguantar, estaba destinado a zona peatonal. El uso que se le dé altera los resultados.

-Han dicho que pondrán piedras más pequeñas para que aguante.

-Habrá que adecuarlo a las funciones previstas. Si van a pasar camiones, a lo mejor convienen. El concepto del paseo de As Avenidas no cambia, porque tiene que ver más con la apertura de la ciudad al mar.

-¿Por qué esa costumbre de cambiar los proyectos con el paso del tiempo e incluso casi de inmediato?

-El mantenimiento es un tema clave y es un drama en este país. Nunca está previsto y menos aún en los espacios públicos. Hay que ser más precisos y estar atentos; si no, se produce esto, la degradación es mayor. Lo lógico, cuando se quiere cambiar algo, es ponerse en contacto con el autor y que realmente sea él quien encare la solución ante una situación nueva.

-Usted sabe bien de lo que habla, ha tenido esta experiencia de forma reiterada con Abrir Vigo al Mar.

-El proyecto ya empezó con muchas modificaciones. En la plaza de la Estrella iba un restaurante con una terraza abierta y se convirtió en una serie de locales. Esa fue la primera alteración importante del proyecto, se segregó de la plaza. Después siguieron otras.

-Se refiere a la plaza de O Berbés.

-Esa y otras como el pabellón de acceso a los jardines de Elduayen, convertido no sé si en un bar. Una cadena de intervenciones muy desacertadas que han ido desfigurando el proyecto. Yo no voy ya a Vigo, me duele mucho. Suelo veranear en el norte de Portugal, casi lindando con la frontera, y me dan tentaciones, pero me entra dolor y no voy, es una lástima.

-¿Tampoco le llamaron para cambiar O Berbés, cuando se sustituyó el agua del estanque que recordaba su pasado marinero por un relleno de tierra?

-No. Entonces me dijeron: «Ya te llamaremos para buscar una solución», pero nunca llegaron a llamarme, ni para ese tema ni para ningún otro. No he vuelto a saber más.

-Entonces ya no le pregunto por la fuente de la paellera, que no solo pasó por cambios, sino que apenas ha funcionado y se encuentra en un estado lamentable.

-Lo de las fuentes suele ser un fracaso anunciado. Yo pregunté en su momento, tenía otras experiencias de que un espacio púbico con fuentes requiere más mantenimiento, revisar máquinas... No se hace y se deja cierto tiempo, es muy complicado si se abandona y deja de funcionar durante una período largo, se colapsa y los materiales se deterioran.

-¿Cuál es el mayor problema al que se enfrenta un arquitecto al encarar proyectos públicos como el suyo?

-El problema es que se desarrollan durante bastante tiempo y que muchas instituciones alternan. Igual lo encarga la Autoridad Portuaria y al terminar lo recibe otra institución. Es un proyecto con mucha frustración.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

«Me da dolor ir a Vigo, es una lástima»