La mudanza a la Cidade da Xustiza con 500 funcionarios se pospone a noviembre

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M. Moralejo

El traslado a la torre del Xeral será escalonado, habrá dos calabozos y los letrados judiciales reclaman más cabinas de videoconferencias

30 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La torre del antiguo Hospital Xeral encara la fase final de las obras de rehabilitación para acoger en el 2022 los 36 juzgados de Vigo y la Audiencia ubicados en la calle Lalín. El edificio que fue el más alto de Vigo pasará a denominarse Cidade da Xustiza y acogerá a más de 500 funcionarios. Las obras que realiza la Xunta en el interior han cogido ritmo y los jueces planean ya la logística para hacer la mudanza, que será escalonada y que comenzará finalmente en noviembre. La nueva fecha supone un atraso de cuatro meses respecto a la barajada hace unas semanas. Según el nuevo calendario, la mudanza terminaría en marzo del 2022.

El plan arrancará en julio con el traslado de los archivos de los juzgados, que conservan las sentencias y resoluciones. A mitad de otoño, en noviembre, comenzará la mudanza de los tribunales. Cada semana subirán a la torre dos o tres juzgados. Eso permitirá desplazar una jurisdicción a la semana, caso de las del contencioso-administrativo, el mercantil, el Registro Civil o los tres de lo penal.

M. Moralejo

La mudanza durará un mínimo de tres meses y un máximo de cinco. Hasta marzo del 2022 el edificio no estará totalmente operativo y aún faltaría por colocar dos salas de la Audiencia, el Registro Común y el Imelga.

Al llegar a sus nuevas oficinas, cada funcionario tendrá instalado un nuevo equipo informático.

En cada planta habrá tres jueces con sus respectivos letrados, que ocuparán los despachos del fondo, y una treintena de funcionarios se distribuirán en una sala común. Si quieren celebrar un juicio, bajarán a las plantas 1 y 3, donde están ubicadas las salas de vistas. La Fiscalía ocupará la cuarta planta y los juzgados de lo penal, la segunda. A mayores, se construye una macrosala para celebrar grandes causas.

M. Moralejo

La logística se complicará cuando toque mover a los 15 juzgados de lo civil, ocho de instrucción y siete de lo social. Cada semana se trasladarán dos o tres salas y habrá meses en que la mitad de una jurisdicción seguirá en la calle Lalín y la otra mitad habrá estrenado sus nuevas oficinas en la torre del Xeral. El ciudadano que acuda a entregar un papel podría vivir una odisea para encontrar el tribunal al que va.

Una decena de letrados judiciales visitaron ayer el edificio con el director xeral de Xustiza, Juan José Martín, y la delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, para conocer sus futuras oficinas. De momento, el interior sigue en obras. En su día, el coordinador de los secretarios de Pontevedra, José Tronchoni, no descartó que la mudanza se haga mientras se ultiman arreglos en otras plantas vacías.

Los secretarios de la Administración de Justicia, que visitaron ayer la torre, mostraron su «preocupación», desde el punto de vista de la logística», por el previsible caos que vivirán la docena de juzgados que tramitan causas con detenidos. La razón es que por las salas de lo penal, instrucción, la Audiencia y Violencia sobre la Mujer pasan a diario arrestados y presos, a los que hay que custodiar en los calabozos. ¿Qué pasará si el furgón llega con un arrestado a los tribunales de la calle Lalín pero la sala se mudó a la torre del Xeral? La solución pasaría por habilitar dos calabozos que funcionen simultáneamente, uno en los edificios viejos y otro en el nuevo. Los letrados se preguntan dónde se ubicará el juzgado de guardia durante la transición.

Las salas de vistas serán digitales pero los letrados judiciales ven «escasas» tres cabinas para videoconferencias y reclaman más para cubrir los servicios por exhorto. Aplauden que esté muy avanzada la guardería, pues favorecerá la conciliación.