Afronta 4 años de cárcel por acuchillar a su maltratador tras dormir juntos

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M. Moralejo

La implicada tenía una orden de alejamiento hacia él y, al levantarse, discutieron, el varón le pegó y ella le hizo un corte en el cuello

27 mar 2021 . Actualizado a las 14:15 h.

Una viguesa afronta casi cinco años de cárcel por acuchillar en el cuello a su exnovio, al que tenía prohibido acercarse y el cual la maltrató en una riña. Será juzgada el 5 de abril en la sala de lo penal número 3 de Vigo casi once años después de los hechos. Atacó a su expareja después de que él la hubiese agredido. Había pasado la noche pese a que ella tenía una orden de alejamiento y no se podía acercar a él. Al levantarse, discutieron y el hombre le pegó, motivo por el que él se enfrenta a 10 meses de cárcel. Luego, ella le puso un cuchillo al cuello, le hizo un corte y lo mandó cuatro días al hospital.

Todo empezó el 26 de mayo del 2010. La mujer y su exnovio, a pesar de que un mes le habían puesto una orden de alejamiento a ella, acordaron de forma voluntaria volver a verse y pasar la noche en el domicilio del acusado, en Vigo. A la mañana siguiente, ambos discutieron y forcejearon, y el hombre le propinó varias patadas y la empujó. La mujer se cayó contra un mueble y sufrió una cervicalgia y un hematoma en la pierna.

En la misma discusión, ella esgrimió un cuchillo de cocina de diez centímetros de largo y se lo colocó a él en el cuello y le hizo un corte cerca de la oreja. Le seccionó el músculo que hace girar el cuello y el pabellón de la oreja.

Tras el ataque, la mujer huyó perseguida por el herido, que la acorraló en el portal y se puso delante de la puerta.

El lesionado fue operado en quirófano para reconstruirle la oreja y suturarle el músculo. Necesitó tomar analgésicos y antibióticos. Pasó cuatro días en el hospital y tuvo otros 26 de incapacidad. Le quedó una cicatriz de 8 centímetros y otra de tres en la oreja.

La supuesta agresora pasó medio año en prisión provisional.

La Fiscalía pide 4 años de cárcel para la acusada por las lesiones y diez meses por quebrantar el alejamiento. Propone que le pague 2.525 euros de indemnización. Para él, reclama diez meses por el maltrato.