La banda de los peajes se mueve desde Vigo para realizar sus asaltos

VIGO CIUDAD

Las tres cabinas automáticas reventadas siete veces en lo que va de año distan exactamente 14 kilómetros desde el acceso a la autopista en el centro vigués

24 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los peajes de Moaña, O Porriño y el de A Ramallosa están situados exactamente a 14 kilómetros de Vigo todos ellos. Son las únicas cabinas que han registrado los asaltos de la banda de los peajes, que acumulan siete golpes este año desde que asestaron el primero de ellos el 11 de enero a las maquinas de cobro automático de la AP-9 en la salida de O Porriño.

Las pesquisas hechas hasta ahora centran en Vigo las sospechas sobre dónde podrían residir los integrantes de la banda, que ni han actuado en los peajes de Redondela, Nigrán, Vincios, Baiona ni Vilaboa. Han optado por repetir asaltos incluso en los tres puntos donde han actuado, todos ellos bien comunicados con otras carreteras de alta capacidad y que permiten circular rápido como el corredor de O Morrazo, la autovía A-55 y A-52 en O Porriño, o las menos ágiles por la costa o el interior en el caso de la AG-57 en O Val Miñor, pero que hacen posible transitar por el área de Vigo enlazando con viales de poco tráfico.

Las investigaciones realizadas permiten concluir que los asaltantes emplean coches robados para sus golpes, como también hacía una banda bosnia que actuaba de la misma forma en la AP-7 en Cataluña que aprovechó las semanas de menos movilidad del confinamiento para destrozar cabinas de cobro automático de dicha autopista y dar varios golpes en establecimientos comerciales de localidades ubicadas en la confluencia de la vía de alta capacidad.

Las imágenes que recogieron los Mossos d’Esquadra de las cámaras de la concesionaria que captaron la actuación de dicha banda, mostraban como estos se acercaban marcha atrás hasta un carril de pago automático bloqueándolo con el coche. Tres de los ocupantes reventaban con una palanca la puerta de una de las cabinas y una vez dentro rompían igualmente la cerradura de la máquina de cobro. Mientras llevaban a cabo la operación, otros dos esperaban en el exterior junto al vehículo.

Cada uno de los golpes asestados este año contra las cabinas de cobro automático de Audasa y Autoestradas de Galicia, las dos pertenecientes al grupo Itínere, han motivado sendas denuncias de las dos concesionarias, si bien han optado sus responsables por no manifestarse sobre la oleada que les afecta.

La Guardia Civil subrayaba ayer que en ninguno de los asaltos se intimidó o actuó contra personal de las concesionarias, aunque una empleada sí pudo ver el primero de los atracos.