La vacuna rusa podría fabricarse en O Porriño si la EMA aprueba su uso para Europa

IberAtlantic es el socio del fondo soberano de Rusia que posee los derechos sobre la Sputnik V


redacción / la voz

«Llevo un año defendiendo la vacuna rusa, cuando nadie la defendía». El tiempo le ha dado la razón a Pedro Mouriño, CEO del grupo inversor IberAtlantic, con sede en Vigo, y cónsul honorario de Rusia en Galicia. Son ya 48 países en todo el mundo los que han aprobado la fórmula Sputnik, desarrollada por el Instituto Gamaleya, para frenar la expansión de la pandemia de coronavirus, el último Marruecos, que aprobó ayer su uso.

Sin embargo, y pese a que cuenta con el aval de los ensayos clínicos publicados en revistas científicas y a que en países como Argentina se ha erigido en la piedra angular para detener la infección, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) aún no ha decidido sobre su autorización. Hoy aprobará muy probablemente la terapia de Janssen, la filial del gigante norteamericano Johnson & Johnson, pero aún no hay fecha para dar luz verde a Sputnik.

Si finalmente la EMA concede la licencia a la vacuna rusa, cuya comercialización corresponde al Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), el preparado podría fabricarse en las instalaciones de Biofabri en O Porriño, del grupo Zendal, con el que se han entablado negociaciones a través del grupo inversor IberAtlantic, el socio español del Gobierno ruso, al igual que han hecho con otras empresas españolas.

Fuentes de Zendal no lo confirman, pero tampoco lo desmienten, ya que solo anuncian los acuerdos cuando están cerrados, como hicieron en su momento con Novavax, que aún no ha sido aprobada en Europa, pero que ya se está produciendo en O Porriño. «Valoramos todos los proyectos que nos llegan, y estamos recibiendo distintas propuestas de distintos orígenes», explican desde la compañía porriñesa.

Pedro Mouriño, el CEO de IberAtlantic, también confirmó que las primeras conversaciones para sondear la posibilidad de que Rusia transfiriese la tecnología de Sputnik para fabricarla en España se celebraron el pasado 26 de febrero en el seno de la Comisión Intergubernamental Hispano-Rusa, que se reúne cada dos años y a la que por parte española asistieron la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, y la directora General de Comercio Internacional e Inversiones, Mari Paz Ramos Resa.

«En esa comisión, empresas españolas le trasladaron al Gobierno de España, por escrito, el interés que tenían de producir y comercializar Sputnik en nuestro país. Y, a su vez, la parte rusa le trasladó al Gobierno español que veía bien la colaboración con esos socios españoles para producir y transferir la tecnología de la inmunización para producirla en España», constata Mouriño, sorprendido de que el Ministerio de Sanidad hubiera asegurado de que no le constaban tales acuerdos.

Para que Rusia pueda comercializar su terapia preventiva contra el covid en los países europeos uno de los requisitos que exige la UE es que se produzcan en condiciones GMP, el sello europeo que garantiza la calidad, eficacia y seguridad de las vacunas, por lo que deberían desarrollarse en plantas que cumplan con este requisito. Y la de Biofabri, en O Porriño, es una de ellas.

Pero para que todo el proceso pueda llevarse a cabo el paso fundamental es que la EMA dé su aprobación y luego que la UE apruebe la compra centralizada de Sputnik. «En Europa solo hay un comprador, que es la Comisión Europea, y si no tienes un comprador no vas a producir la vacuna», reflexiona Mouriño. «Lo que quiere la gente en España -dice- son vacunas seguras, eficaces y que estén lo antes posible, y Sputnik puede garantizarlo».

Certificado ruso de vacunación y traducción jurada para poder viajar a Galicia

serxio gonzález

El arousano Juan Oliveira acaba de recibir la segunda dosis de la Sputnik V en San Petersburgo y espera poder regresar en verano de vacaciones

Exactamente tres semanas más tarde de haber recibido la primera dosis, Juan Oliveira Martínez acudió este lunes a su centro médico de referencia en la ciudad rusa de San Petersburgo para completar su inmunización frente al coronavirus. Los plazos se han cumplido matemáticamente, aunque el tiempo transcurrido parece haber desencadenado algunos cambios en la organización del proceso. «Fue todo rápido, aunque un poco más caótico y había más gente que la primera vez», relata el profesor arousano minutos después de su segunda inoculación con la vacuna Sputnik V. «En teoría de 9 a 12 de la mañana, nos atendían a los de la segunda dosis, pero se colaron algunos de la primera y andábamos mezclados». A partir de ahí, comprobación de documentos, chequeo de tensión y vacunación, que es lo importante. Juan espera poder viajar a Galicia en verano. Claro que para ello, y a despecho de lo que la Unión Europea establezca con respecto al movimiento de viajeros hacia y desde el exterior del espacio comunitario, tendrá que proveerse de determinadas acreditaciones.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
108 votos
Comentarios

La vacuna rusa podría fabricarse en O Porriño si la EMA aprueba su uso para Europa