Detenidos en Vigo el presidente del Colegio Provincial de Enfermería, su mujer y una hija por irregularidades en la gestión

VIGO CIUDAD

M.Moralejo

Los implicados han pasado a diposición judicial esta mañana. La Policía Nacional registró ayer durante 8 horas la sede en busca de documentación y datos informáticos por orden del Juzgado de Instrucción número 2. Hay una denuncia presentada por  por apropiación de recursos económicos, ocultación y prevaricación

12 mar 2021 . Actualizado a las 12:13 h.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer al presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra, Carlos Fernández, a su mujer y a su hija, en el marco de una operación dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Vigo. Hoy todos ellos han pasado a disposición judicial sobre las 10.30 horas de la mañana.

Miembros de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de A Coruña llevaron a cabo un registro en las instalaciones del colegio en Vigo, que se prolongó durante más de ocho horas. Se presentaron al mediodía y solicitaron a las tres trabajadoras que abandonaran las dependencias.

Los implicados estuvieron en las oficinas mientras los investigadores recopilaban toda la documentación que será objeto de estudio a lo largo de la instrucción judicial. Todo parte de una denuncia presentada por apropiación de recursos económicos, ocultación y prevaricación. A última hora de la tarde salieron los tres detenidos de la sede del colegio, y los agentes se llevaron abundante documentación.

Los agentes también inspeccionaron el domicilio familiar de los investigados en busca de documentación y archivos informáticos dentro de una causa que ha sido declarada secreta. 

Xoán Carlos Gil

La intervención policial se produce en un momento de máxima tensión en la directiva del Colegio de Enfermería por la gestión económica de su presidente, que ha sido polémica y ha tenido consecuencias judiciales. El secretario de la entidad, Faustino Portela, acusó públicamente al presidente de una gestión irregular y opaca y puso de manifiesto su pérdida de confianza en este responsable. Denunciaba que no se le permitía ejercer sus funciones, tarea que desempeña la mujer del presidente, que es trabajadora del colegio, pero no un cargo electo.

Varios suplentes de la directiva presentaron su renuncia disconformes con la forma de dirigir este colegio, que arrastra una deuda de seis millones de euros al negarse a pagar las cuotas al Consejo General de Enfermería de España. Un juzgado de Pontevedra condenó en enero al colegio a asumir una deuda de 1,5 millones de euros al Consejo General de Enfermería de España por impagos en esas cuotas.